Recíproca, inhibición


Propiedad de los reflejos incondicionados.

Cuando se presentan estímulos incondicionados que elicitan respuestas incondicionadas de signo contrario (apetitivas y defensivas), la conducta resultante será la suma algebraica de la fuerza de los dos reflejos.

En términos generales, pueden darse tres sutuaciones:

  1. si el reflejo apetitivo es más fuerte, prevalece, aunque con menor intensidad.
  2. si el reflejo defensivo es más fuerte, prevalece, aunque con menor intensidad.
  3. si ambos reflejos son de igual intensidad, se anulan.