Gouache

Al gouache se le llama también “color con cuerpo”. Es una pintura al agua, opaca, hecha con pigmento molido menos fino que el empleado para las acuarelas transparentes. Al igual que la acuarela, su medio es la goma arábiga, aunque muchos gouaches modernos contienen plástico. El medio está ampliado con pigmento blanco, que hace opaca la pintura. Esto significa eliminar algunas de las limitaciones impuestas por la acuarela transparente: es posible aplicar pintura clara sobre oscura, y construir un cuadro con colores más sólidos.

La pintura con gouache tiene menos luminosidad que la acuarela pura, pero es muy apropiada para pintar temas que requieran mucha elaboración, ya que el artista puede trabajar “a partir de los oscuros”, un proceso que no sale bien con acuarelas.

Superficies

Papel. Todos los papeles recomendados para la acuarela pura son adecuados para el gouache, aunque a la inversa no es cierto. La opacidad del gouache permite utilizar papeles más oscuros, como el Ingres y el Michallet.

También da resultados sobre papel coloreado de cartel, y papel de envolver de Manila. Los papeles más ligeros deben tensarse, igual que para la acuarela.

Tableros. Los tableros preparados para acuarela sirven también para el gouache, aunque también se pueden usar de tonos más oscuros. Pueden obtenerse buenos resultados sobre cartón áspero, aplicando una capa delgada de goma.

Pinturas

Las pinturas se venden en tubos y en frascos. Existen muchos colores pero una paleta limitada se adapta a muchos estilos: blanco; ocre amarillo o Nápoles; amarillo de cadmio; verde esmeralda; rojo cadmio; siena tostado; sombra natural; azul cobalto; negro.

La pintura puede usarse en varias consistencias: tan húmeda como la acuarela; espesa pero húmeda como en los óleos; bastante seca y completamente seca y sólida.

Pinceles

Todos los pinceles y equipo para acuarelas sirven también para gouache. Para aplicar pintura espesa conviene usar pinceles redondos de cerda.

Técnicas

Zonas planas sólidas. La consistencia de la pintura debe ser más espesa que para lavado plano. Trabajar con pintura húmeda sobre seco puede producir manchas y puede estropear un color plano prometedor. Lo mejor es no tocar más estas zonas. Incluso una mala mancha de color, tendrá mejor aspecto si es fresca y espontánea que si está corregida.

Lavados. Con gouache pueden aplicarse lavados planos, prácticamente del mismo modo que con acuarela. La diferencia es que la consistencia de la pintura debe ser absolutamente exacta, y esto es difícil de precisar. Tiene que ser lo suficientemente espesa para cubrir el papel sin revelar absolutamente nada se su superficie, pero al mismo tiempo debe estar lo bastante diluida para que las pinceladas se fundan con facilidad. También los lavados graduales y variegados se aplican igual que con acuarela, pero es preciso mezclar la pintura con la consistencia exacta.

Repintado. Es corriente empezar a pintar con un tono medio plano, aplicado como un lavado y desarrollar la imagen hacia los claros y hacia los oscuros. Las sombras principales pueden aplicarse sobre el fondo de tono medio, con un color oscuro. Después pueden introducirse tonos cada vez más claros, hasta llegar a los toques de luz y por supuesto, variando los colores según sea necesario. El restregado es un modo eficaz de aplicar pintura clara seca sobre un fondo oscuro.

Otra forma de utilizar la opacidad del gouache es aplicar colores sólidos sobre lavados planos o variegados, mientras los lavados están aún húmedos. Conviene mojar el dorso del papel y mantenerlo húmedo, impidiendo así que el lavo se seque.

Rociado. Igual que en acuarela.

Fregado. Igual que en acuarela.

Rascado. Se pueden añadir detalles o texturas rascando con una cuchilla.

Texturas. Si se añade pasta al gouache, se puede pasar un peine dejando una textura tridimensional muy definida. Pueden empaparse cuerdas en gouache, y apretarlas contra el papel para obtener interesantes formas y texturas. También se puede hacer una bola de papel de seda o celofán, restregarla en pintura espesa y aplicarla al papel, para añadir textura o para sugerir un tema de posterior desarrollo.

Brillo. Si se añade goma arábiga al gouache – o a la acuarela -, la pintura al secarse tendrá un acusado resplandor. Debe usarse con cuidado porque los resultados pueden se exagerados y arruinar una obra agradable.

Enmascaramiento. Pueden pintarse zonas con bordes rectos y marcados pegando tiras de cinta. Suele ser eficaz dejar una forma irregular o algún pequeño detalle como papel intacto. Primero se pinta el dibujo con fluido enmascarador y una vez seco se pinta por encima.

Gouache con otros medios. Suele emplearse gouache en combinación con acuarelas. Muchos artistas pintan con acuarela pura y añaden detalles y toques de luz con gouache.

El lápiz es útil para añadir forma a pinturas al gouache, y da resultados sobre colores sólidos y planos o sobre lavados. Las líneas de lápiz que cruzan desde un lavado transparente hasta una zona de color opaco añadirán cohesión a la pintura y proporcionarán contraste.

Corrección de errores. Pueden rasparse con una cuchilla puntiaguda o con un bisturí. También se puede aplicar agua limpia –a ser posible destilada- con una esponja, y después absorber la pintura con papel secante.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.