Presentación y conservación

Un marco tiene varios propósitos: realzar y encerrar un cuadro; protegerlo; e impedir la ondulación cuando es necesario. Los dibujos, grabados, acuarelas y temples sin barnizar deben protegerse del polvo y la humedad con un cristal, que no esté en contacto con la superficie pintada. Los óleos suelen barnizarse. Los dibujos, grabados y acuarelas suelen montarse con un marco de cartón, conocido como montura en ventana.

Un buen marco puede hacerlo el mismo artista. La ventaja es que puede desarrollar las texturas y colores que mejor se adapten a sus propios cuadros y dibujos. Los de metal son más fáciles de montar que los de madera, pero resultan caros.

Elección de molduras. No debe usarse una moldura por razón de su aspecto propio, sino para realzar un cuadro. El cuadro debe dictar no solo el color y el diseño, sino la anchura de la moldura. Los marcos para dibujos y grabados es mejor que sean estrechos. Las molduras anchas son generalmente más adecuadas para pinturas grandes al óleo, acrílicos o temple.

Es importante escoger una moldura en la que el “rebaje” tenga la profundidad adecuada para el grosor de la obra a enmarcar.

Medición del cuadro. Siempre hay que medir los cuatro lados del cuadro. En el caso de lienzos hay que asegurarse de que el perímetro es un rectángulo. Conviene “medir dos veces y cortar solo una”.

Siempre debe quedar un espacio entre los lados del lienzo o tablero y el rebaje del marco. Hay que evitar los encajes apretados. Los cambios de temperatura y humedad pueden obligar a poner cuñas en el marco y hay que dejar sitio para esto. Para obras muy pequeñas se añaden 6 mm a cada medida. Un cuadro de 508x609 deberá estar en un marco de 514x615.

Puede que se necesite cojinetes de corcho entre el lienzo y los lados del rebaje, con el fin de mantener el cuadro en el centro del marco. Se sujetan con tachuelas.

Registro. Es importante anotar las medidas y particularidades de los marcos. Siempre se indica primero la altura y luego la anchura.

Cortado de ingletes. Las molduras deben cortarse con una longitud algo mayor que la que requiere el marco. Es conveniente cortar primero las longitudes mayores, porque si se comete un error siempre se pueden usar para el lado corto. Si se va a hacer una serie de marcos idénticos, se corta un lado largo y uno corto y se los marca. Todas las demás piezas se cortan tomando éstas como modelo y comparándolas con ellas.

Montaje de un marco. Usando dos abrazaderas se acelera el proceso y se puede conseguir que la unión final sea más fácil, pero no es esencial. El tamaño y número de clavos necesarios varía según la forma y peso de la moldura, pero al menos habrá que usar dos. Uno sólo actuaría como pivote.

Molduras compuestas. Lo mejor es cortar y unir primero la moldura interior, y luego tratarla como si fuese una obra que se va a enmarcar en la siguiente moldura. Con un poco de imaginación se pueden hacer marcos muy atractivos con materiales que no parecen muy prometedores.

Cortado de cristal. Colocar una regla sobre el cristal y marcar el primer corte con un rotulador. Alinear la regla a unos 3 mm de la marca. Pasar el cortacristales por la parte de fuera del cristal, apretando firmemente pero no demasiado fuerte. Golpear a lo largo del corte. Colocar una mano a cada lado del corte y partir el cristal.

Montura en ventana. Las acuarelas, dibujos y grabados suelen montarse en ventana antes de enmarcarlos. Se deja un margen alrededor de la pintura y se evita que el cristal la toque. Estas monturas sirven también para exhibir y proteger obras sin enmarcar, que se ofrecen a la venta. Los colores apropiados son cremas o claros que no distraigan; los oscuros son apropiados para grabados y dibujos de color oscuro, fuerte y dramático.

Los grabados y dibujos suelen dejarse ver completos, las acuarelas y gouaches quedan mejor con la montura un poco superpuesta a los bordes del dibujo.

Si se va a emplear una montura en ventana para proteger un cuadro sin enmarcar, puede colocarse una hoja fina de acetato entre el original y la montura, para darle protección adicional.

Monturas secas y húmedas. Las obras hechas sobre papel pueden montarse directamente sobre una tabla, o cartón. Los artistas comerciales suelen montar así sus dibujos, protegiéndolos con una hoja de papel superpuesta. Suele usarse una plancha casera.

El montaje en húmedo se hace con pegamento sobre cartón o tabla.

Protección de obras terminadas. Una montura de cartón, cubierta de acetato y papel protege a corto plazo. Una carpeta de hojas separables es ideal para artistas comerciales. Un cofre de cajones planos sirve para guardar grandes cantidades.


No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.