01. Introducción

Sobre la Psicología en el deporte de competición

Las posibilidades de mejora que puede ofrecer la Psicología en el campo del deporte esgrande. Sin embargo, es necesario comprender que estas mejoras no se limitan autilizar una serie de cuestionarios estandarizados ni a entrenar a los deportistas paraque dominen habilidades de autoaplicación (técnicas relajación, la práctica en imaginación...),sino que abarca un campo mucho más amplio y relevante que contempla elfuncionamiento psicológico como un elemento esencial en el ámbito del rendimientodeportivo, en la medida que determinan las características particulares de cada deporte.

El funcionamiento psicológico puede influir, positiva o negativamente , en elfuncionamiento físico, técnico y táctico/estratégico de los deportista; y que, por tanto, es muyimportante controlarlo en la dirección adecuada con el propósito de optimizar el rendimientodeportivo.

Vías que deben tenerse en cuenta en la preparación psicológica global:

  1. Externo al deportista : procedimientos de observación de la conducta y técnicas deintervención que los entrenadores y otras personas influyentes (médicos, fisios...)pueden incorporar habitualmente.
  2. Técnicas de autoobservación y autoaplicación : los deportistas pueden añadirlasa su repertorio.
  3. Estrategias de aplicación más compleja : utilizadas por el psicólogo deportivo,trabajando, directamente con los deportistas.

Además, el psicólogo debe responsabilizarse de:

  1. Detectar y evaluar las necesidades psicológicas de los deportistas.
  2. Planificar , de acuerdo con el entrenador, el trabajo psicológico de los tres bloquesanteriores.
  3. Entrenar a los deportistas para que desarrollen y perfecciones las habilidades delsegundo bloque.
  4. Asesorar a los entrenadores, médicos, directivos, fisioterapeutas y padres de losdeportistas, para que apliquen el conocimiento psicológico en el ámbito del primerbloque.

Sobre el cometido psicológico de los entrenadores y los psicólogos deportivos

No es incompatible que los profesionales que tratan con los deportistas (entrenadores,médicos...), incorporen el conocimiento psicológico a su método de trabajo. Sinembargo, los roles de aplicación de estos profesionales y de los Psicólogos sondiferentes y complementarios , siendo conveniente que interactúen sin ser sustitutivosentre ellos.

La incorporación de la Psicología al método de un entrenador , puede contribuir aque éste comprenda mejor las necesidades y problemas de sus deportistas, que adopte ladecisiones más oportunas y aplique, eficazmente, las técnicas psicológicas que, desde su rolde entrenador, resulten más apropiadas en su ámbito de actuación (enseñanza de técnicas otácticas en el entrenamiento, impartición de instrucciones, dirección del grupo).

Es importante que los entrenadores comprendan que, aún dominando y aplicandomúltiples estrategias psicológicas desde su rol de entrenador, no pueden sustituir alpsicólogo deportivo en las facetas concretas que corresponden a éste, tanto por el gradode especialización como por el tipo de relación profesional, diferente, que se establece conlos deportistas. Ej: será más fácil que el deportista confíe para ciertas cosas en el psicólogo,ya que éste no es la persona que toma las decisiones deportivas que le afectan,sino un profesional que puede comprender su estado psicológico y ayudarle a controlarlo y arendir mejor.

Asimismo en el caso de la intervención psicológica , el rol específico del entrenador(grado de autoridad sobre el deportista, trascendencia de sus decisiones...), dificulta,decisivamente, en la mayoría de los casos, la relación apropiada de confianza ycolaboración recíprocas que es imprescindible para llevar a cabo un trabajo psicológicomás intenso.

Incluso si el entrenador es psicólogo titulado , aunque podrá introducir e integrar unentrenamiento psicológico básico con algunos deportistas, llegará a un punto en que losdeportistas no estarán dispuestos a compartir con él la información más relevante sobre susexperiencias internas y será necesario contar con otro psicólogo, ajeno a lasdecisiones deportivas. Tampoco es apropiado que los psicólogos pretendan aplicar laPsicología que corresponden a los entrenadores, aunque sí pueden asesorarles.

Sobre la formación de los psicólogos deportivos y los entrenadores

Para que los psicólogos puedan ser eficaces en el contexto del deporte de competición, no essuficiente con que sean licenciados en Psicología (legalmente basta). Un psicólogodeportivo , es un profesional que, además de ser licenciado en Psicología, estáespecializado en el campo específico de la Psicología del Deporte. Y no es suficiente que leguste el deporte o lo haya practicado, necesitaría algún Master (postgrado) en Psicología delDeporte.

La experiencia también es muy importante ya que no sería apropiado que undeportista que se prepara para los Juegos Olímpicos, con un entrenador del máximo nivel,trabaje con un psicólogo deportivo sin apenas experiencia en este ámbito.

Un psicólogo que quiera dedicarse al campo del deporte , debe plantearse lanecesidad de invertir en su formación especializada (Master en P. del Deporte que tengaprestigio reconocido); y posteriormente, debe adquirir el compromiso de aumentar suexperiencia práctica de manera progresiva.

Por su parte, también los entrenadores pueden realizar cursos de especialización enPsicología del Deporte (Master, Especialista o Experto, a nivel universitario de postgrado; uotros cursos específicos de duración y exigencia menor), para de ese modo enriquecer surepertorio de habilidades y recursos.