Abraham Maslow. Conductas encaminadas a la autorrealización

Contextualización

Identificación de la corriente intelectual a la que se adscribe el texto

La denominada psicología humanista se gesta como “escuela” o movimiento relativamente organizado durante las décadas 50 y 60 del siglo XX.

Esta corriente pretendía ir más allá de los enfoques del conductismo y del psicoanálisis, considerados respectivamente primera y segunda fuerza y configurarse como “tercera fuerza” psicológica. Sin cuestionar los hallazgos ni del psicoanálisis ni del conductismo, lo que la psicología humanista propone es el énfasis en la totalidad de la naturaleza humana, con sus potencialidades de crecimiento, espontaneidad y creatividad.

La psicología humanista, en consonancia con el espíritu ecléctico de los 50 no cuestionaba los hallazgos del conductismo ni del psicoanálisis y aceptaba que en cierto nivel el ser humano es un animal más guiado por condicionantes deterministas y que corrientes inconscientes gobiernan en parte su psiquismo. Como escribía Maslow: “soy freudiano, soy conductista y soy humanista”. Pero la psicología humanista pretenderá superar los límites del psicoanálisis y el conductismo para ir un poco “más allá” y, aunque diferentes autores humanistas enfatizarán diferentes cuestiones, en cualquier caso será fundamental en su enfoque el interés por el desarrollo pleno del potencial inherente a cada persona.

No puedo dejar de comentar los condicionantes sociales y culturales que subyacen a la nueva visión de la psicología humanista. La conciencia de amenaza atómica y la guerra fría, la insatisfacción social y los movimientos contraculturales que se estaban gestando, el hartazgo del gris y anodino ideal de “hombre adaptado a la sociedad”, fueron el caldo de cultivo de movimientos de crítica o reflexión social, uno de los cuales fue la psicología humanista.

Por otra parte también me gustaría mencionar la influencia filosófica de la fenomenología y del existencialismo. Sin extenderme mucho solo me gustaría comentar que estas corrientes filosóficas ponen en el punto de mira al ser humano y su experiencia vital y subjetiva: el hombre como entidad consciente, con intencionalidad y capacidad de elección.

Identificación del autor, la obra y la época en que fue escrito el texto

El autor del fragmento que vamos a comentar es Abraham Maslow, considerado uno de los fundadores de la psicología humanista. Aunque influido por el conductismo de Watson en un principio (también se formó con los gestaltistas Max Wesmeiter y Kurt Kofka) su interés por los procesos creativos le llevaron a adoptar el enfoque humanista.

El texto pertenece al libro “La personalidad creadora” que recopila varios ensayos de Maslow recogidos por su esposa y publicados póstumamente.

Resumen

Tema

Maslow se interesó por observar a personas creativas, y llego a la conclusión de que la diferencia entre los genios creadores (a los que llamó autorrealizadores) y cualquier persona normal y corriente es que los primeros habían desarrollado sus potencialidades latentes. En el presente texto se destacan algunas de las características de estas personas autorrealizadoras.

Estructura

A lo largo del texto, Maslow propone 8 características de las personas autorrealizadoras: básicamente habla de autenticidad, perseverancia, auto-indagación continua y énfasis en el aquí y ahora. Sin embargo en otros trabajos Maslow matiza algo más sobre las características de la persona autorrealizada, por lo que me gustaría añadir algunas características más:

  • Flexibilidad: capacidad de ir más allá de lo obvio, diferente e inusual. Poseen una amplia gama de intereses.

  • Fluidez: capacidad de generar muchas ideas en torno de un problema.

  • Constructivos: Expanden el trabajo con grandes detalles, ideas y soluciones.

  • Tolerancia: Toleran conflictos, soportan la ambiguedad.

  • Originales: Van más allá de las ideas comunes.

  • Sensitivos: Están conscientes de sus intereses y de los de otros.