07. Motivos secundarios o aprendidos

Introducción

Los motivos secundarios se caracterizan por no tener una base biológica clara y por ser aprendidos, esto es, determinados por la cultura.

Se desarrollan y configuran mediante la interacción entre los individuos y actúan, como los motivos primarios, activando y dirigiendo la conducta. No son estrictamente necesarios para la supervivencia humana, pero juegan un importante papel en el desarrollo emocional de los sujetos, y son propios del ser humano.

Una vez adquiridos forman parte de nuestra personalidad, configurándola de forma diferencial.

En ocasiones configuran los motivos primarios hasta extremos inimaginables (por ejemplo, usar incómodos tacones porque están de moda; autolesionarse en nombre de la religión, etc).

Hay dos enfoques que intentan explicar los motivos secundarios:

  1. la perspectiva clásica, que los explica como consecuencia de un impulso que se genera ante una necesidad y

  2. la perspectiva moderna, que los explica considerándolos como metas o motivos en sí mismos que movilizan al sujeto hacia la acción.

Evaluación en el estudio de los motivos secundarios

Teorías centradas en las necesidades

Las necesidades son fuerzas dinámicas que incitan comportamientos cuyo fin es la satisfacción de esas necesidades. Estas necesidades surgen del interior de los sujetos.

Las necesidades con el tiempo se convierten en deseos, que si no se satisfacen producen tensiones que han de resolverse mediante una acción encaminada a su satisfacción.

Según Murray, la necesidad es un constructo que representa una fuerza en el cerebro que organiza las sensaciones, la percepción, el pensamiento, las tendencias y las acciones, para mantener al organismo en un estado más apetecible. Así, todos tenemos las mismas necesidades, pero no todas están presentes en todos los sujetos con la misma fuerza e intensidad. El motivo fundamental es el motivo de logro; y existe una jerarquía de necesidades, idea que fue posteriormente desarrollada por Maslow Teoría de las necesidades de Maslow -Maslow diseñó una jerarquía de necesidades, para elaborar una teoría general de la motivación, que consta de cinco niveles y son los siguientes: fisiológicas, de seguridad, de afiliación, de estima y de autorrealización.

Sólo pueden satisfacerse los niveles superiores de la pirámide, cuando los inferiores han sido satisfechos.

Las necesidades fisiológicas constituyen la primera prioridad del sujeto, son innatas y heredadas y están íntimamente relacionadas con la supervivencia. Cuando dejan de satisfacerse durante largo tiempo, se hacen tan imperativas que toda la energía del sujeto se mueve a satisfacer esa necesidad.

La necesidad de seguridad se refiere a la tendencia a sentirse protegido ante el peligro físico y/o psicológico. Aparece a muy temprana edad.

La necesidad de afiliación tiene que ver con la relación entre las personas, con la necesidad de amistad, afecto y aceptación. Si esta necesidad no se cubre, aparecen a corto o medio plazo problemas psicológicos de diversa índole.

La necesidad de estima o reconocimiento radica fundamentalmente en la necesidad de todo ser humano por sentirse valorado por sí mismo (autorreconocimiento o autoestima) y por los demás (reconocimiento de su grupo social). Cuando ésto no ocurre, aparecen desajustes que se expresan en forma de depresión, sentimiento de inferioridad, etc.

La necesidad de autorrealización también llamada de crecimiento, persigue como objetivo desarrollar al máximo todo el potencial y talento que se tenga disponible y progresar en la vida al máximo para llegar a la perfección o autorrealización.

Teoría de las necesidades de Maslow

Maslow diseñó una teoría de la motivación humana explicada mediante una jerarquía de necesidades o motivaciones que afectan a todos los sujetos y la organizó de forma estructural en una pirámide de cinco bloques, siendo la base las necesidades primarias y la cima las menos prioritarias y las de menor importancia para la supervivencia, pero muy trascendente en el desarrollo personal, afectivo y emocional.

Estas cinco necesidades son desde la base hacia arriba: Fisiológicas, de Seguridad, de Afiliación, de Estima y de Autorrealización.

Para Maslow hay un orden de prioridad en las necesidades, de tal forma que se van a satisfacer las más básicas, es decir, las Fisiológicas, y a partir de ahí otras más complejas.

Sólo pueden satisfacerse los niveles superiores de la pirámide cuando los inferiores han sido satisfechos, al menos parcialmente.

Ejemplo: cuando tenemos hambre (nivel 1o - Fisiológico), somos incapaces de concentrarnos en leer.

Las necesidades Fisiológicas: constituyen la prioridad del sujeto, son innatas y heredadas, estando íntimamente relacionadas con la supervivencia.

La necesidad de Seguridad: se relaciona con sentirse seguro y protegido frente a situaciones de peligro físico y/o psicológico.

La necesidad de Afiliación: tiene que ver con el desarrollo afectivo y de interacción entre las personas, con la necesidad de afecto, amistad y aceptación social.

La necesidad de Estima o Reconocimiento: radica en la necesidad por sentirse valorado por sí mismo y por los otros.

La necesidad de Autorrealización, de Crecimiento o Autosuperación: persigue como objetivo desarrollar todo el talento y potencial que se tenga disponible y progresar en la vida al máximo.

Teoría de los dos factores de Herzberg

Herzberg parte de que el ser humano tiene un doble sistema de necesidades: por un lado la necesidad de evitar las situaciones de insatisfacción, que son los factores higiénicos o extrínsecos (no controlables por el sujeto), y por otro, la necesidad de crecer emocional e intelectualmente, que son los factores de motivación o intrínsecos (controlables por el sujeto).

Ejemplo: Factor Higiénico – el sueldo por trabajar sería un FH ya que si se trabaja sin cobrar produce insatisfacción. Otros factores higiénicos son aquellos que no estén bajo nuestro control, como el sueldo, condiciones laborales, relación con compañeros, la seguridad en el puesto de trabajo, etc...

Los motivos higiénicos son imprescindibles para evitar la insatisfacción, y los de motivación producen un efecto de motivación más duradero. Esta teoría se ha aplicado sobre todo al ámbito laboral.

Los Factores Motivacionales están dirigidos a motivar al trabajador para conseguir la máxima eficacia y rentabilidad. Estos factores si están bajo el control del sujeto, que tiene la capacidad de cambiar las circunstancias que le rodean, modulando la conducta.

Ejemplo: que cobre no produce satisfacción, pero sí la produce si se incentiva, motiva y valora por ello. Responsabilidad del cargo... etc.

Teoría ERC de Alderfer

Alderfer estableció tres tipos de necesidades: de existencia, de relación y de crecimiento (=ERC).

Las necesidades de existencia equivaldrían a las fisiológicas y de seguridad de la pirámide de Maslow; las de relación a las de afiliación y estima o reconocimiento, y la de crecimiento a la de autorrealización.

Al igual que la anterior teoría, está basada en el ámbito laboral.

Alderfer establece tres tipos básicos de necesidades:

  1. La Necesidad de Existencia: equiparable a las Fisiológicas según Maslow en sus dos primeros niveles.

  2. La Necesidad de Relación: equiparable a las necesidades de Afiliación y Estima o Reconocimiento, niveles 3 y 4.

  3. La Necesidad de Crecimiento: equiparable a la necesidad de Autorrealización, nivel 5.

Está de acuerdo con Maslow en que las necesidades del sujeto están dispuestas según un orden jerárquico. Alderfer difiere de Maslow en que no es necesario satisfacer primero las necesidades inferiores para poder satisfacer el resto y, que la jerarquía piramidal puede funcionar en ambos sentidos.

No es necesario satisfacer en primer lugar las necesidades inferiores para poder satisfacer el resto.

Defiende que la jerarquía de necesidades puede funcionar en las dos direcciones, de modo que el sujeto puede satisfacer necesidades de cualquier nivel de la pirámide en cualquier momento.

Según Alderfer, la importancia de cada necesidad varía en cada persona y además un mismo sujeto puede tener varias necesidades a la vez que requieran ser satisfechas de forma simultánea.

Factores de tipo familiar, ambiental o cultural pueden alterar el orden de las necesidades.

Teoría de la motivación humana de McClelland

Según McClelland, la motivación de un sujeto puede deberse a la búsqueda de tres necesidades: la necesidad de logro, de poder y de afiliación. Se encuentran en todos los sujetos y se desarrollan con la experiencia.

  1. La necesidad de logro se refiere a la necesidad de éxito que tiene el sujeto en relación con una norma de excelencia (=búsqueda de la máxima calidad) de la que se parte.

  2. La necesidad de poder se manifiesta por el deseo de control e influencia sobre las conductas o los pensamientos de los demás y por el deseo de producir impacto en las personas de alrededor. Estas personas prefieren los puestos de responsabilidad por el poder que ello les otorga.

  3. La necesidad de afiliación es el grado en que una persona precisa establecer relaciones interpersonales amistosas y ser aceptado por los demás. Su objetivo es conseguir la integración en el grupo y la valoración positiva por parte de los que le rodean.

Una misma conducta puede desencadenarse por motivos muy diferentes, o para satisfacer varios motivos o necesidades a la vez Teorías centradas en las metas -Según estas teorías los motivos secundarios son entendidos como metas o motivos intrínsecos que movilizan al sujeto hacia su consecución. Se parte de unos objetivos concretos que orientan al sujeto hacia la meta.

Teorías centradas en las metas

Teoría del establecimiento de metas de Locke

El establecimiento formal de metas u objetivos ejerce un efecto positivo sobre la motivación. Características:

  • Cuanto más específicas y concretas sean las metas, más eficaces resultan como motivadoras del comportamiento.

  • Cuando es el propio sujeto el que decide sus metas, o éstas son establecidas de forma consensuada por el grupo, son más efectivas que si la meta es impuesta externamente.

  • Las metas moderadamente difíciles de alcanzar (pero no imposibles) conducen a un nivel más alto de rendimiento que las metas muy fáciles o la ausencia de ellas.

  • El feedback informativo sobre los logros que se van consiguiendo hasta llegar a la meta, influye positivamente en la motivación y en el rendimiento.

Las metas estimulan a las personas a hacer un mayor esfuerzo por conseguir sus objetivos, ayudan a centrar la atención sobre la tarea, movilizan la energía, distribuyen el esfuerzo y favorecen la persistencia de los sujetos ante los fracasos.

Modelo integrador

Modelo Jerárquico de motivación de logro de Elliot

Es un modelo integrador entre la formulación clásica (centrada en las necesidades) y la moderna basada en metas.

Según este modelo, al intentar conseguir una meta hay que tener en cuenta dos aspectos:

  1. la atracción hacia el éxito y

  2. el miedo al fracaso,

los cuales proporcionan la activación motivacional necesaria para emitir conductas de aproximación al éxito o de evitación al fracaso.

En este modelo se establecen cuatro tipos de metas que van a estar en función de la combinación de dos dimensiones: la valencia y la finalidad de objetivos.

  1. La valencia se refiere a la atracción o rechazo que evoca una determinada meta y presenta dos niveles: aproximación (=buscar resultados positivos) y evitación (evitar resultados negativos).

  2. La finalidad de objetivos se refiere al objetivo que se persigue al intentar conseguir una meta y muestra otros dos niveles: dominio (=mejorar capacidad, perfeccionar destrezas) y rendimiento (=mejorar rendimiento).

La combinación de las dos dimensiones (valencia y finalidad de objetivos), cada una de ellas con otros dos niveles, da lugar a cuatro tipo de metas que representan cuatro tipologías distintas de personas:
  1. Aproximación-Rendimiento: buscan tener una buena ejecución comparándose con otros

  2. Aproximación-Dominio: buscan una buena ejecución comparándose consigo mismos, mejorando y perfeccionando su ejecución en cualquier tema.

  3. Evitación-Rendimiento: evitan tener una mala ejecución comparándose con otros

  4. Evitación-Dominio: evitan tener una mala ejecución comparándose consigo mismos.

El motivo de logro, el de poder y el de afiliación han sido considerados rasgos de personalidad relativamente estables.

La motivación de logro

La motivación de logro es la tendencia del sujeto a buscar éxito en situaciones desafiantes que supongan un reto, es decir, que impliquen demostrar capacidad. Fue definida por Murray y por McClelland.

Winterbottom descubrió que hay una relación entre la motivación de logro de los niños y el estilo educativo practicado por sus madres: cuando éste da refuerzos de tipo emocional mostrando cariño, los niños tenían más motivación de logro.

Diener y Dweck comprobaron que hay raíces cognitivas en la motivación de logro, de modo que la autopercepción sobre las capacidades, así como factores de aprendizaje (experiencia anterior de éxito o fracaso) también influyen en el motivo de logro.

Patrón de comportamiento de las personas con motivo de logro elevado

  • Son personas que buscan el triunfo activamente evitando la rutina.

  • Su prioridad es conseguir desafíos venciendo obstáculos, luchando por alcanzar el logro personal.

  • Persiguen el éxito confiando en su esfuerzo, no en la suerte.

  • Asumen riesgos con facilidad, pero siempre teniendo en cuenta sus capacidades reales y calculando rigurosamente sus consecuencias. Evitan las tareas muy fáciles y las muy difíciles.

  • Suelen tener preferencia por las tareas en las que pueden obtener un feedback informativo sobre su desempeño, ya que ésto les permite autoevaluarse, corregir fallos y mejorar su ejecución en un futuro.

Teoría de la motivación de logro de Atkinson

Se considera una teoría de expectativa-valor sobre la motivación de logro, que introduce elementos cognitivos al analizar la conducta.

Las variables relacionadas con la tendencia a buscar el éxito son:

  • La motivación del éxito (Me): necesidad del sujeto de conseguir el éxito.

  • La expectativa o probabilidad de éxito (Pe): estimación que el sujeto realiza de su probabilidad de éxito al realizar una tarea.

  • El valor incentivo del éxito (Ie): el valor que el sujeto atribuye a la consecución de la meta, depende de la probabilidad de éxito de ésta.

La tendencia a realizar conductas orientadas al éxito (Te) es una función conjunta de la motivación que tiene el sujeto por el éxito (Me), de la expectativa que tiene de conseguirlo (Pe), y del valor que el sujeto atribuye a la consecución del éxito (Ie).

Te = Me x Pe x Ie

El valor que se le otorga al éxito es directamente proporcional a la dificultad para conseguirlo e inversamente proporcional a la probabilidad de alcanzarlo. Así, si conseguir la meta es muy sencillo (la Pe es alta), el valor que otorgaré al éxito (Ie) será pequeño, y viceversa.

Las variables relacionadas con la tendencia a evitar el fracaso son:

  • La motivación de evitación del fracaso (Mf): es un valor relativamente estable en los sujetos.

  • La expectativa o probabilidad de fracaso (Pf): depende sobre todo de la dificultad de la tarea.

  • El valor incentivo del fracaso (If): es el valor que el sujeto atribuye a fracasar en la tarea.; depende de la estimación sobre su posibilidad de fracasar.

La tendencia a realizar conductas orientadas a evitar el fracaso (Tf) ante la realización de una tarea, depende de la motivación del sujeto por evitar el fracaso (Mf), de la estimación que hace el sujeto sobre la probabilidad que tiene de fracasar en la tarea (Pf) y del valor que le atribuye al fracaso en esa tarea concreta (If).

Tf = Mf x Pf x If

La tendencia de una persona a implicarse en una tarea dirigida a conseguir un logro, está condicionada por dos variables: por un lado, su motivación o tendencia a alcanzar el éxito (Te), y por otro, su miedo o tendencia a evitar el fracaso (Tf). Estas dos variables configurarían lo que es la tendencia al logro (TL).

TL = Te + Tf = (Me x Pe x Ie) + (Mf x Pf x If)

Todos tenemos Me y Mf; las personas más orientadas a evitar fracasos que a conseguir éxitos (Mf>Me) son más cautas eligiendo las metas, intentando evitar un fracaso que menoscabe su autoestima. Los que están más orientados a la consecución de éxitos (Mf<Me) se plantean más desafíos y retos, eligiendo un grado de dificultad en la tarea próximo o ligeramente por encima de sus habilidades y recursos

La motivación de poder

Winter define la motivación de poder como la necesidad de tener impacto, control o influencia sobre otra persona, grupo o el mundo en general.

McClelland distinguió dos formas de expresar la motivación de poder:

  1. El poder personal, cuyo objetivo es ejercer la dominación sobre los demás y que es el punto de vista más habitual cuando se habla de motivación de poder.

  2. El poder social, cuyo objetivo es contribuir al beneficio o bienestar de los demás y en este sentido se le considera la cara positiva de la motivación de poder.

Patrón de comportamiento de las personas con motivo de poder elevado

  • Son personas tendentes a participar activamente en todas las situaciones de grupo, intentando dominar y controlar en la medida de sus posibilidades los comportamientos de los otros,aunque no siempre lo consiguen (depende de otras habilidades: sociales, etc, que no siempre tienen).

  • Suelen ejercer profesiones influyentes en las que tienen la capacidad de controlar de una u otra forma las conductas de otras personas. También suelen elegir deportes competitivos.

  • Suelen tener posesiones que representen símbolos de estatus, poder o prestigio.

  • Según algunos estudios, estos sujetos recuerdan más experiencias de impacto emocional que el resto de las personas, añadiéndole detalles fantasiosos para hacer la historia más espectacular cuando la cuentan; posiblemente para llamar la atención y hacerse visibles a los demás.

  • Parecen recordar más hechos relacionados con temática de poder que hechos de contenido neutro.

  • En general, se cree que las personas con alta motivación de poder reconocen sentir mayores impulsos agresivos que las personas con una puntuación baja en este motivo.

  • Suelen elegir como amigos o compañeros a personas dependientes y poco populares a las que pueden manipular con facilidad.

La motivación de afiliación

Podría definirse el motivo de afiliación como la necesidad de establecer, mantener o recuperar una relación afectiva positiva con otra persona o personas. Se desarrolla en la infancia temprana.

Se preocupan por establecer o mantener relaciones afectivas con otras personas, no como un medio para conseguir un fin, sino como un fin en sí mismo. No siempre son los más populares en su entorno.

A veces el motivo de afiliación no implica sólo el hecho de relacionarse con los demás, sino más bien el miedo a ser rechazado, a quedarse solo, a ser desaprobado o a no tener la aceptación esperada en su grupo -McAdams pensó que era necesario un enfoque diferente que midiera sólo los aspectos positivos del motivo de afiliación y propuso estudiar el motivo de intimidad, en el cual se produce también la interacción social, pero dentro de un ámbito más privado, en el que es menos probable que se produzca el miedo al rechazo.

El motivo de afiliación representa en muchas ocasiones un deseo de no estar solo.

El motivo de intimidad representa un deseo de mantener relaciones íntimas de comunicación y contacto, sin que interfieran miedos de ningún tipo.

Patrón de comportamiento de las personas con motivo de afiliación elevado

  • Sus relaciones suelen ser más calidad y afectivas que las de las personas con una baja necesidad de afiliación.

  • Son personas que necesitan cariño y afecto continuo que les haga sentirse especiales.

  • Suelen tener bastante miedo al rechazo social y buscan continuamente la aceptación de su grupo, por lo cual, tienen a realizar conductas que creen que agradarán al grupo.

  • Tienen tendencia a evitar situaciones conflictivas en todo momento.

  • Prefieren las situaciones cooperativas a las competitivas.

  • No suelen obtener grandes triunfos en puestos ejecutivos que requieren cierta capacidad de mando.