05. Auto-concepto e identidad social

La conciencia de nuestra identidad, la de los otros y la de los grupos a los que pertenecemos y aquellos que no nos hacen la vida más sencilla y facilitan nuestras relaciones interpersonales e intergrupales:   

  • Conocernos nos ayuda a decidir qué y cómo debemos pensar y qué tenemos que hacer en cada situación.

  • Saber cómo son los demás nos permitirá predecir lo que esas otras personas pensarán y harán.

  • Saber cómo son, qué deben pensar y qué deben hacer los grupos de los cuales formamos parte también es importante

Psicólogos de la personalidad: Se centran en el contenido de la identidad en sí. Se centran en las diferencias individuales y en como esas diferencias llevan a las personas a comportarse de una determinada manera. Buscan tipologías que incluyan a varias personas con las mismas características (extraversión, introversión)

Psicólogos sociales: Se centran en la forma en las que las personas piensan sobre las cosas que afectan a su comportamiento y la influencia que puede tener lo que piensan en sus relaciones interpersonales e intergrupales. Buscan procesos generales que pueden afectar a todos los individuos.

El autoconcepto

¿Qué es el autoconcepto?

Autoconcepto: Es la idea o imagen que el individuo tiene de sí mismo, lo que sabe de sí mismo. Es la respuesta a la pregunta ¿quien soy?

El autoconcepto global: de una persona está formado por los distintos roles que desempeña, los contextos en los que se desenvuelve, las actividades que realiza, los rasgos que posee, el estado de ánimo que presenta en cada ocasión. Pueden variar con el tiempo o crearse otros nuevos.

Leary y Tangney distinguieron cinco tipos de definiciones:

  1. Como toda la persona en general: sinónimo de “persona”.

  2. Como personalidad: tres deficiones.

    1. Todas las partes de la personalidad de un individuo.

    2. Colección de habilidades, temperamentos, metas, valores y preferencias que distinguen a unas personas de otras.

    3. Personalidad de un individuo o la totalidad de los aspectos de una persona que la hacen psicológicamente única.

  3. Como experiencia subjetiva. Proceso psicológico responsable de la autoconciencia y autoconocimiento, “yo como conocedor”.

  4. Como creencias sobre uno mismo: percepciones, pensamientos, sentimientos

  5. Como agente ejecutor, referido a la regulación y el control que ejerce la persona sobre sus pensamientos, sentimientos (de sí mismo) y comportamientos.

Conocerse a uno mismo: el autoconocimiento

Autoconocimiento: Es la comprensión de cómo es uno mismo y de cómo son las propias metas y habilidades. Para alcanzar esa comprensión necesitamos organizar la información que tenemos sobre nosotros mismos, y para ello recurrimos a los auto-esquemas.

Los autoesquemas: son esquemas (estructuras cognitivas que representan el conocimiento sobre un concepto) de nosotros mismos.

El autoconcepto está formado por un gran número de auto-esquemas que utilizamos como recursos que nos hacen sentir bien ante algún acontecimiento negativo. Sin embargo, los auto-esquemas excesivamente extremos pueden producir consecuencias aversivas para el individuo, provocando estados de ánimo y comportamientos extremos.

¿Cómo podemos llegar al conocimiento de cómo somos realmente?

1. Haciendo inferencias sobre nuestro comportamiento. Basándose en este principio, Bem desarrolló la teoría de la autopercepción. Según esta teoría, las personas construimos un concepto de nosotros mismos haciendo atribuciones internas de nuestro comportamiento, asignándonos rasgos personales que expliquen por qué nos comportamos como lo hacemos. Sería el mismo tipo de inferencias que hacemos para explicar la conducta de los demás.

En ocasiones las atribuciones cambian por influencia de agentes externos: cuando se utilizan recompensas o castigos con alguien con el fin de que realice una tarea para que ya estaba intrínsecamente motivado, las personas re-atribuyen a una fuente externa la razón para llevarla a cabo, en lugar de explicarlo por causas internas, como el propio placer de realizarla. La consecuencia suele ser que la motivación intrínseca se reduce y sólo se estará dispuesto a llevar a cabo la tarea si se espera algún incentivo externo. A esto se denomina efecto de sobrejustificación.

2. Comparándonos con los demás. El concepto de comparación social fue definido por Festinger, refiriéndose a la comparación que hacen las personas de sus opiniones y habilidades con las de otros miembros del grupo al que pertenecen, pero también teniendo en cuenta la comparación con personas no similares. La teoría se centra en cómo las personas aprender sobre sí mismas a través de la comparación con otros.

Esta comparación se produce no solo individualmente, sino también intergrupalmente. (Ejm “brillar con la gloria ajena”: tendencia a aliarse con personas o grupos deseables para mejorar la impresión que tienen los otros de uno mismo)

¿Cómo se forma y se modifica el autoconcepto?

La teoría de la auto-discrepancia  Higgins:

Las personas estamos fuertemente motivadas para mantener un sentido de coherencia entre las creencias y las percepciones de nosotros mismos. Cuando se producen diferencias entre como creemos que somos y cómo nos gustaría o deberíamos ser, nos solemos sentir incómododos y tratamos de reducir la disonancia. (Tiene mucho que ver con la teoría de la disonancia cognitiva por la consideración de discrepancia como fuente motivacional)

Esta teoría tiene en cuenta cómo las personas pensamos que somos, lo cual constituye el autoconcepto tal como se ha definido tradicionalmente.

Sin embargo, postula otros autoconceptos diferentes que servirán de guía a las personas para comparar el autoconcepto real con esos otros tipos de autoconcepto y solventar las posibles discrepancias entre ellos. Estas guías tienen dos funciones:

  1. Son incentivos para nuestro comportamiento futuro, nos dan información para saber a qué conducta debemos aproximarnos y qué es lo que debemos evitar para conseguir nuestras metas.

  2. Operan como un criterio de comparación de nuestro autoconcepto real.

Estos otros autoconceptos son:

  • Autoconcepto ideal: cómo nos gustaría ser: aspiraciones, metas, expectativas

  • Autoconcepto responsable: cómo creemos que deberíamos ser. Incluyendo normas, reglas, obligaciones, deberes.

  • Autoconcepto potencial: cómo pensamos que podemos llegar a ser. Capacidades

  • Autoconcepto esperado: Cómo esperamos ser en el futuro.

Estos múltiples autoconceptos se pueden considerar desde dos puntos de vista: el nuestro y el de alguna otra persona significativa para nosotros. Como consecuencia, nuestro autoconcepto real puede ser congruente o discrepante con los otros.

La teoría de la auto-discrepancia se fundamenta en:

  1. Las personas estamos motivadas para conseguir que nuestro autoconcepto real se aproxime a otros autoconceptos que consideramos relevantes.

  2. Una auto-discrepancia es una estructura cognitiva que interrelaciona distintos tipos de autoconcepto discrepantes entre sí.

  3. Las discrepancias entre distintos tipos de autoconcepto provocan diferentes situaciones psicológicas negativas asociadas a estados emocionales concretos.

  4. La probabilidad de que una auto-discrepancia produzca malestar psicológico depende de la facilidad con la que sea activada en la mente de la persona.

  5. Cuanto mayor sea la magnitud y la accesibilidad de un tipo de auto-discrepancia para un individuo, más sufrirá la clase de malestar asociado con ese tipo de auto-discrepancia.