04. Percepción del espacio

INTRODUCCIÓN

Las claves monoculares (estáticas y dinámicas) están disponibles para cada uno de los ojos con independencia del otro, y forman el número más numeroso.

PROFUNDIDAD EN SITUACIONES ESTÁTICAS

La acomodación (Clave monocular, estática, ocular) es el cambio de la forma del cristalino para mantener la imagen del objeto focalizada sobre la retina. Más plano con objeto lejano, más convexo y grueso cuando está cerca, gracias a los músculos ciliares cuya tensión informa al sistema visual de la distancia absoluta al objeto.

La perspectiva aérea hace referencia a los cambios de contraste y en color que experimenta la percepción de los objetos cuando se encuentran a gran distancia del observador.

Tamaño relativo. Si dos objetos son presentados en el campo visual simultáneamente o en próxima sucesión, aquel que produce una imagen retiniana mayor, parecerá estar más cerca.

Tamaño familiar. El conocimiento del objeto influye en los procesos de percepción (tamaño, distancia...)

El gradiente de textura hace referencia al cambio gradual que la percepción de textura (elementos distribuidos por la superficie con cierta regularidad) de una superficie experimenta a medida que se encuentra más alejada del observador (orientación, profundidad, curvatura...)

El sombreado especular, es propio de superficies brillantes como un espejo y depende la posición del observador y de la dirección de la iluminación. El difuso o Lambertiano es el propio de las superficies mate cuya reflectancia es igual en todas las direcciones.

Interposición. Es de los más potentes indicadores de profundidad. Información ordinal. Si el objeto A oculta al B, y éste a su vez al C, el más lejano es el C y el más cercano es el A.

PROFUNDIDAD EN SITUACIONES DINÁMICAS

Paralaje de movimiento. Deslazamiento diferencial de las imágenes, proyectadas por distintos objetos, debido a un cambio lateral en la posición del observador y a la distancia relativa de los objetos con respecto al punto de fijación. e aumenta con buena información espacial que proporciona varios puntos de referencia.

Flujo óptico. Al acercarse a una superficie u objeto se produce un fenómeno de expansión óptica (el punto de fijación permanece estático en la fóvea mientras que el resto de los puntos en el campo visual divergen hacia su exterior en todas las direcciones a partir del punto de fijación y a una velocidad que es tanto mayor cuanto más alejados están del punto de fijación. Cuando la velocidad de expansión es alta da la sensación de echarse encima el objeto). Cuando el movimiento consiste en alejarse de un punto de referencia, el patrón que produce es de contracción óptica (los puntos del campo visual tienden a converger hacia el punto de fijación).

Profundidad cinética. El sistema visual es capaz de recuperar la forma y el movimiento en profundidad de los objetos a partir de los cambios en longitud y en orientación de formas bidimensionales (Vg. Sombras chinescas).