12. Desarrollo social y de la personalidad en la adolescencia

El conocimiento sobre el mundo social del adolescente se ha incrementado en gran medida, debido al cambio en el estudio del adolescente como un ser individual por un paradigma en el que el desarrollo se produce en entornos sociales.

El autoconcepto y la autoestima en la adolescencia

A los cambios puberales producidos en esta etapa se suman nuevos roles sociales , capacidades cognitivas que se desarrollaran a ritmos diferentes provocando distorsiones.

Susan Harter define el auto-concepto como la representación que la persona construye de sí misma tras considerar y evaluar su competencia en diferentes ámbitos. Esta representación conjuga aspectos sociales, relacionados con la comparación con los demás, y aspectos cognitivos vinculados a las diferentes posibilidades de diferenciación e integración de la información sobre el yo.

Los aspectos cognitivos afectan a la organización interna del autoconcepto y los aspectos sociales influyen en la conformación de los contenidos y en la valencia positiva o negativa de las evaluaciones.

Al mismo tiempo que el autoconcepto se desarrolla la autoestima. Según Harter la autoestima se define como la valoración global de los atributos incluidos el autoconcepto .

El autoconcepto en la adolescencia

Algunos autores definen el autoconcepto como una representación del Yo que, en su forma madura, tiende a asumir la estructura de una teoría. En este caso el autoconcepto debe ser internamente consistente o permitir predicciones fiables sobre la conducta. Por este motivo, su elaboración está íntimamente ligada al desarrollo de capacidades cognitivas relacionadas con la lógica formal.

En la adolescencia inicia (11-13 años) los autoinformes relevan un aumento de abstracciones en la definición del Yo, incrementándose la referencia a atributos personales. ( rasgos concretos a atributos más amplios). También reflejan una proliferación de roles y nuevas experiencias y un incremento de referenicas a sus cualidades personales.

Fisher apuntaba que al inicio de la adolescencia el individuo se encuentra en el nivel de abstracciones simples ( no puede comparar abstracciones entre sí, no puede relacionar los diferentes aspectos de su yo.

En la adolescencia media(14-15 años), conflicto ante las inconsistencias del Yo. Crisis de identidad y moratoria ( Erikson y Marcia).

Fischer: este cambio en la representación del Yo se relaciona con la posibilidad de comparar entre sí las abstracciones antes parceladas. Esto deja al descubierto los opuestos de la personalidad  ser amistoso con los amigos pero arisco con los padres...) Esta situación de conflicto sobre la identidad provoca que se agudice la preocupación del adolescente por la opinión de los demás.

Elkind identificó dos fenómenos propios de esta etapa: audiencia imaginaria y fabula personal.( fenómenos antagónicos)

  • Audiencia imaginaria: creencia adolescente de que todo el mundo está centrado y preocupado por lo que él hace o piensa.

  • Fabula personal: creencia de que las experiencias absolutamente únicas.El último periodo de la adolescencia (17-18 años, comenzará a integrar los rasgos más contradictorios de su personalidad. Según Fischer el individuo se situa en el nivel de “los sistemas abstractos”. Las referencias a cualidades interpersonales dan paso a nuevos atributos basados en criterios más personales, comprometidos con los ideales y valores del propio individuo. Se produce la aceptación natural de los contrastes de la personalidad y una definición más personal y estable de los rasgos del Yo.

La autoestima en la adolescencia

La autoestima es la evaluación global que uno hace de su valía personal. Los estudios clásicos defienden que los factores que mejor predicen la valencia de este juicio son la opinión que los “otros significativos” tienen sobre uno mismo y el grado de eficacia o desempeño que uno percibe en los distintos dominios de su vida.

William James sostuvo que el aprecio por los rasgos del Yo no dependen de los éxitos obtenidos en los distintos dominios, sino en la relación que se establece en dicho dominios y los niveles de logro esperados.

Harter ha reformulado este planteamiento para incidir en la influencia decisiva del éxito alcanzado en aquellos dominios más valorados por el sujeto:

  • Alta competencia en un área muy valorada ( apariencia física) = alto predictor de su autoestima global

  • Éxito en un campo poco valorado ( rendimiento escolar) = poco impacto en su autoestima global.

Los dos campos más valorados son: la aceptación del grupo y el aspecto físico Cooley o Mead han incidido en el carácter social de la identidad. Su modelo , la representación del Yo refleja las actitudes y comportamientos que los demás manifiestan hacia uno mismo. También defienden que existen unos “Otros Significativos” cuya aceptación y rechazo definen el juicio sobre el Yo. Entre los instrumentos para medir la autoestima global del Yo se encuentra medidas sobre la percepción que tiene uno mismo sobre como lo valoran los demás.

Ej. Opinión y aceptación de compañeros influye en la autoestima.

Primera adolescencia: efecto negativo. Proliferación de roles y experiencias , primeras relaciones romanticas, primeras responsabilidades no va acompañado de un alto desempeño por lo que desciende la autoestima.

Adolescencia media: la búsqueda de la identidad hace al adolescente muy vulnerable a la opinión de los demás.

Adolescencia final: experiencias acumuladas y menor dependencia de los criterios externos , recuperación y estabilización de la autoestima.

La autoestima de las chicas es menor en las primeras etapas que la de los chicos.

Relaciones familiares y búsqueda de autonómia

En el sistema familiar, a lo largo del desarrollo del adolescente, se producen cambios y reestructuraciones que derivan en una nueva jerarquía de relaciones, aunque la familia seguirá siendo el pilar del desarrollo socio-emocional del adolescente.

Conflictos y cercanía en las relaciones entre padres, madres, hijos e hijas.

La familia es un contexto en el que sus miembros sienten una gran cercanía emocional.

Según la bibliografía científica y popular, la adolescencia es un periodo de conflictos familiares inherentes a la relación padres-hijos, deseables e inevitables. Esta afirmación debe ser matizada.

Existen diferentes variables mediadoras en la relación adolescencia-conflictos familiares:

  • Primera adolescencia: muchos conflictos familiares

  • Adolescencia media: mayor equilibrio, renegociación de roles en el seno familiar. Estudios longitudinales muestran que familias con buena dinámica en la infancia, lo seguirán siendo en la adolescencia.

  •  Debemos tener en cuenta la forma de resolver los conflictos: De forma positiva, a través de la comunicación, el afecto y la toma de decisiones conjunta permiten que el adolescente aprenda a resolverlos de forma adecuada, lo que supone un ajuste mayor en la adolescencia tardía.

Las principales discusiones se producen por la forma de vestir, las tareas del hogar, el empleo del dinero. Temas más transcendentales generan menos disputas. Este hecho se explica porque los temas de disputa pertenecen, para los adolescentes, a su ámbito privado.

Los chicos tienen más discusiones en temas académicos, uso del tiempo libre o consumo de tabaco y alcohol.

Las chicas, la hora de llegar a casa.

La relación entre conflictos con los padres y ajustes de los adolescentes funciona en forma de U invertida.

Chicas con conflictos moderados , mejor ajuste psicológico.

Chicas con conflictos fuertes , problemas psicológicos

Chicos sin conflictos , peor ajuste psicológico que con conflictos ( no exploran nuevas posibilidades, no pasan por la crisis de identidad – Teoria de Erikson)

Las familias que son conflictivas durante la adolescencia ya lo eran previamente.

Los estilos educativos y la autonomía

Estilo educativo democrático: priorizan las necesidades de sus hijos en sus actitudes y comportamientos. Reciprocidad y comunicación bidireccional.

Hijos más ajustados, más maduros socialmente, competentes psicosocialmente, mayor autoestima y más logros académicos.

Estilo educativo autoritario: exigen obediencia a sus hijos, y priorizan las necesidades y agendas paternas la de los chicas.

Hijos con menor preocupación por búsqueda de identidad, adoptan normas morales externas sin internalizarlas, niveles bajos de auto confianza y autoestima y tiene problemas para guiar su comportamiento a partir de sus propias decisiones.

Estilo educativo permisivo: centran toda la atención en el hijo sin demandarle madurez, ni compromiso, ni implicación.

Hijos que confían en si mismos, muestran niveles altos de consumo de sustancias y dificultades académicas.

Las relaciones familiares. A modo de conclusión

El desarrollo madurativo está relacionado con la intensidad emocional en los conflictos entre padres, madres y adolescentes. Los padres interrumpen a sus hijos más, y las madres e hijos se interrumpen entre ellos cuando están en las fases medias de la maduración.

Los chicos que maduran antes ( timing puberal) tienen mayores conflictos en casa que los que maduran en tiempo.

La mayor parte de las familias pasan por la adolescencia sin grandes problemas.

Relaciones entre iguales

Los aspectos más importantes de la vida del adolescente son : la familia, los amigos y la salud.

Los amigos se convierten en un apoyo básico durante estos años.

Amistad y grupo de iguales

En los años 90 empezaron a preocuparse por la relación con los coetáneos, floreciendo así la psicología de las relaciones cercanas.

A lo largo de estos años se ha llegado a una serie de conclusiones ( Brown y Larson):

  1. Las relaciones entre iguales se vuelven más importantes en la adolescencia, basadas en la autoexploración, en el apoyo emocional y la autorrevelacion.

  2. Las relaciones entre iguales se vuelven más complejas( grupo o pandilla, pequeño grupo o cuadrilla, amigo intimo o la pareja). La reputación del individuo dentro del grupo cobra una importancia especifica.

Los amigos y el grupo de amigos están caracterizados por la semejanza entre ellos.

Aquellos adolescentes con buenas habilidades sociales aparecen mejor ajustados en las relaciones sociales y en la adaptación académica y emocional

La auto-percepción de las relaciones entre iguales no es fiable.

La afiliación con los iguales y la reputación es sólo moderadamente estable.

La influencia de los iguales es un proceso complejo reciproco y no unidireccional Mantener buenas relaciones con los iguales es un indicador de ajuste que favorece el bienestar social y emocional de los adolescentes.

La conformidad

Que los adolescentes son conformistas es un tópico.

Trabajos transversales hablan de que los chicos son conformistas porque observan semejanzas entre un grupo de adolescentes, lo que se ha denominado Homofilia conductual (parecido entre personas en forma de vestir, peinados, lugares de ocio, etc). Los adolescentes son conformistas cuando evalúan alto en homofilia conductual.

Según Kandel estos parecidos son debidos a los siguientes procesos:

  • La selección activa: nos acercamos a aquellos que son semejantes a nosotros La socialización reciproca: hace que, una vez que formamos parte del mismo grupo se establecen normas entre todos los miembros del grupo.

  • La deselección: abandonar el grupo cuando no se está a gusto.

La adolescencia inicial y media son las de mayor conformismo.

Las diferencias de género

Los chicos y las chicas se enfrentan de diferente forma a las relaciones con los demás. Las chicas puntúan más alto en autorrevelacioón e intimidad.

Autorrevelación: confiar espontáneamente en el amigo positivamente (característica de la amistad intima ) y el amigo responde

Relaciones de pareja

Con el desarrollo puberal aparece el deseo sexual. Los chicos adolescentes deben formar una identidad sexual, formando relación de pareja estable.

Al inicio de la adolescencia se relacionan en pequeños grupos unisexuales de 5-9 miembros. Poco después pasan a formar pandillas heterosexuales y más tarde se forma la gran pandilla mixta donde comienzan a aparecer las parejas. Primero se emparejan los chicos con mayor estatus y después el resto. Las primeras parejas son más una interacción social que un contexto real de intimidad. Son un apoyo de maduracional( aumenta la autoestima) y afectivo.

Según la Teoría del apego, la relación de pareja se verá influida por el modelo representacional de trabajo formado en la relación con la principal figura de apego( cercanía emocional)

Cercanía emocional: existe intimidad, interdependencia, proximidad, confianza mutua y comunicación.

Otros autores defienden que la relación romantica se parece a la relación con el amigo intimo del mismo sexo.

A nivel empírico se ha demostrado que la calidad en la relación de amistad predice mejor las características de la relación de pareja durante la adolescencia que el tipo de relación familiar.

La visión negativa de las relaciones de pareja supone que las chicas tengan fuertes sentimientos de abandono y resentimiento en la amiga intima por haberla abandonado.

Brown establece 4 fases en la formación de relaciones de pareja:

  1. Iniciación: fase centrada en uno mismo. Su objetivo fundamental es incluir en el autoconcepto del adolescente la probabilidad de ser pareja y tener capacidad para ello.

  2. Estatus: relaciones de pareja socialmente pautada( popularidad en el grupo).

  3. Afectividad: aquí se le da importancia a la relación en sí misma. Mejores sexual y emocionalmente.

  4. Vinculo: se superponen los afectos a la pasión, y el compromiso de duración sobre las cuestiones personales.

Las relaciones sexuales

Desde 1998 EEUU promueve la abstinencia sexual, defendiendo que ésta promueve ganancias sociales, psicológicas y de salud entre los jóvenes. Sin embargo las investigaciones muestran que esto no es así. López afirma que existe la idea intuitiva generalizada de que no es positivo mantener relaciones sexuales durante la adolescencia y que se debe retrasar.

El mantener relaciones sexuales tempranas no implica tener una salud mental pobre.

Las primeras relaciones sexuales son comportamientos masturbatorios, fantasias sexuales inespecíficas . Estas fantasias activan el placer y sirven para conocer las necesidades sexuales.

Diferencias entre chicos y chicas en lo relativo al sexo:

  • Chicos: el sexo es un objetivo en sí mismo. Comienzan antes a tener interés por el sexo.

  • Chicas: lo vinculan a las relaciones afectivas, reprimen su deseo sexual con mayor frecuencia.

La biología y los factores sociales influyen en tales diferencias.

Los chicos de familias no convencionales, quienes no están controlados por sus padres, los que maduran antes que sus compañeros tienen relaciones sexuales antes que el resto.

Motivos por los que el adolescente mantiene relaciones sexuales:

  1. La necesidad de reducir el deseo sexual

  2. Fuerte curiosidad

  3. El logro de estatus social

  4. Tener una relación de pareja, utilizar el sexo es un mecanismo de regulación emocional que ayuda al adolescente a afrontar emociones negativas o sucesos estresantes.


Ċ
Naujoël Isipedia,
17 dic. 2012 1:49