05. El razonamiento condicional

Introducción

El Razonamiento Condicional  estudia las inferencias sobre las relaciones contingentes, reales o hipotéticas, que se establecen con el uso de proposiciones que tienen el condicional. Estas relaciones pueden ser de dos tipos de implicación material (si A entonces B), o de equivalencia material (si y sólo si A entonces B). Los sujetos cometen el error frecuente de confundir unas y otras: en el primer caso, para que se presente B, no es necesario que se haya dado A, pero sí en el segundo caso.

El argumento condicional se compone de dos premisas y una conclusión. En la primera premisa la proposición que va precedida de “si” se llama antecedente y se simboliza con la letra “p”, mientras que la proposición que va precedida de “entonces” se llama consecuente y se simboliza con la letra “q”. La segunda premisa incluye la afirmación o negación de una de las proposiciones que componen la primera premisa y la conclusión establece una consecuencia de lo enunciado en ambas premisas.

En la investigación el condicional ha sido generalmente empleado como un argumento deductivo para estudiar la validez de las conclusiones, aunque también ha sido utilizado como una tarea para la comprobación de hipótesis.

Según los objetivos perseguidos, la tarea experimental consiste en:

Estudio de las inferencias del condicional Se presenta a los sujetos un enunciado condicional y una premisa  y se le pide al sujeto que evalúe la validez de la conclusión ofrecida o que seleccione una conclusión de entre varias alternativas posibles.

Estudio de las tablas de verdad. Se presenta un enunciado condicional y se pide al sujeto que evalúe los valores de verdad de las distintas combinaciones de las proposiciones, las premisas y las conclusiones.

Comprobación de hipótesis. Mediante la tarea de selección de Wason se pide a los sujetos que comprueben la validez de una regla. La tarea consiste en presentar 4 tarjetas (/A/, /3/, /B/, /2/) y una regla que enuncia la relación existente entre los elementos que contienen (“Si hay una consonante en una cara de la tarjeta, entonces hay un número impar por la otra cara). El sujeto tiene que comprobar si la regla es o no cierta levantando el menor nº de tarjetas posible.

Utilizando esta tarea, se han estudiado los efectos del contenido y del contexto

El modelo normativo que se aplica para realizar las inferencias que permiten pasar de las premisas a la conclusión es el modelo lógico. Sin embargo, como ya se ha dicho, los sujetos cometen errores como el de confundir el condicional y el bicondicional y no aplican las reglas de inferencia enunciadas en el modelo

Algunas de las reglas de inferencia más importantes del modelo lógico son (pág 90):

Modus ponendo ponens: (1) Si p entonces q  (2) p  (3) luego, q.

(1) Si Pepa va a cenar a casa de sus padres /p/ se queda a dormir /q/  (2) Va a cenar a casa de sus padres /p/  (3) luego,  se queda a dormir /q/

Modus tollendo tollens: (1) si p entonces q  (2) no q (3)  luego no p.

(1) Si Pepa va a cenar /p/ se queda a dormir /q/  (2) No se queda a dormir /¬p/

(3) luego, no ha ido a cenar /¬q /

Algunos de los errores que más frecuentemente cometen los sujetos son:

Afirmación del consecuente: (1) si p entonces q; (2)  q (3) luego, p.

(1) Si Pepa va a cenar a casa de sus padres /p/ se queda a dormir /q/  (2) Se queda a dormir /q/  (3) luego, ha ido a cenar /p/

Negación del antecedente: (1) si p entonces q; (2)  no p (3) luego, no q.

(1) Si Pepa va a cenar a casa de sus padres /p/ se queda a dormir /p/  (2) no va a cenar /¬p/  (3) luego, no se queda a dormir /¬q /

Los modelos de reglas mentales

Los supuestos de los que parten estos modelos son:

los sujetos realizan las inferencias utilizando reglas básicas como el modus ponens que se aplican de forma natural y sin esfuerzo (no todo el conjunto de reglas lógicas).

Estas reglas se aplican sobre una representación proposicional.

La dificultad del silogismo condicional depende del nº de pasos necesarios en el procedimiento de prueba de la conclusión y de las limitaciones del sistema de procesamiento.

Modelo de deducción natural. Braine y O’Brien (1991)

Como su nombre indica, este modelo trata de de formular un sistema de deducción basado en reglas de inferencia naturales. Braine observó que en el lenguaje natural no se interpretan los operadores de acuerdo con las normas de la lógica, por tanto un modelo explicativo debería incorporar las propiedades semánticas y sintácticas del lenguaje natural.

Según este planteamiento, La regla de inferencia del condicional que los sujetos utilizan es el modus ponens y cualquier otra formulación que no se ajuste a este, requiere de cómputos adicionales dificultando el razonamiento y produciendo más errores.

En la última revisión del modelo, los autores defienden un procesamiento basado en 3 componentes:  

  1. Codificación de la información lingüística de entrada. El término “si”  se codifica en esquemas de inferencia  independientes del contexto.

  2. Comprensión pragmática.  Se interpreta el condicional según el contexto.

  3. Programa de razonamiento.  Se contemplan los pasos a seguir desde la información a la conclusión.

Los esquemas de inferencia que codifican la información lingüística de entrada, no son sino reglas mentales derivadas del modus ponens que permiten inferir para el término  lingüístico “si”, el consecuente “q”, a partir de la premisas “si p entonces q” y “p”.

Los esquemas de inferencia están constituidos por un total de 18 reglas básicas y universales, cuya utilización está determinada por el programa de razonamiento.

El modelo incorpora una regla para la prueba del condicional que permite inferir “si p, entonces q” a partir de cualquier proposición “q” que se siga de una suposición de “p”. De este modo, la comprobación del argumento (o procedimiento de prueba) introduce suposiciones, siempre que estas no contradigan lo enunciado en las premisas.

El programa de razonamiento, último componente del modelo, está constituido por rutinas que dan lugar a un razonamiento directo y estrategias que producen un razonamiento indirecto.

Las rutinas de razonamiento directo son comunes a todas las personas y persiguen emparejar reglas (es decir, esquemas de inferencia) y proposiciones.

Más concretamente, son las suposiciones de los sujetos sobre lo enunciado en las premisas (y no las propias premisas) las que sirven de base a la búsqueda de una conclusión: los sujetos parten de las premisas que suponen verdaderas y no dan por válido un argumento si estiman que estas son contradictorias entre sí o con la conclusión.

Los resultados experimentales muestran que los sujetos cometen pocos errores cuando pueden aplicar las rutinas de razonamiento directo.

Además,  tanto los errores de afirmación del consecuente y negación del antecedente, como el modus tollens, se explican por el 2º componente del modelo, la comprensión pragmática:

El contexto sugiere “inferencias invitadas” que, en ocasiones, pueden llevar al error de violar el principio lógico de limitar la interpretación a lo que viene enunciado explícitamente en las premisas.

Las inferencias invitadas, suponen un aumento de los pasos o cómputo del razonamiento, lo cual justifica la mayor dificultad de los problemas formulados en base al modus tollens.

Para los problemas que no pueden resolverse mediante rutinas de razonamiento, el modelo de deducción natural propone el uso de estrategias de razonamiento indirecto, que no son universales sino personales, tales como el uso de analogías y otros heurísticos (o atajos cognitivos)

Sistema de deducción natural. Rips (1983)