09. Emprendimiento: la génesis del cambio y la innovación en la organización

Introducción

El emprendimiento va más allá de la creación de una empresa. Son características de la conducta emprendedora: el reconocimiento de oportunidades, la asunción de riesgos por encima de la seguridad y la tenacidad para implementar ideas innovadoras a pesar de los obstáculos.

El concepto de emprendimiento

Orígenes

Las teorías económicas centran su estudio en los aspectos del entorno que influyen en el proceso emprendedor para producir un determinado beneficio.

Las teorías sociológicas analizan las condiciones del entorno y las características sociodemográficas que influyen en la creación de nuevas empresas.

Las teorías de gestión y administración de empresas enfocan su análisis en las habilidades del emprendedor para manejar eficazmente los recursos y conseguir así un alto desempeño.

Las teorías psicológicas estudian tanto las características personales del emprendedor como los aspectos psicosociales que influyen en la conducta emprendedora.

Delimitación del concepto

Resulta lógico que las definiciones de emprendedor sean diferentes según la perspectiva de estudio. Así:

Para un economista, un emprendedor es aquel que transforma recursos, trabajo, materiales y otros bienes en combinaciones que aumentan su valor e introducen cambios innovaciones y un nuevo orden.

Para un psicólogo, la persona se mueve por la fuerza de la necesidad para obtener o alcanzar algo, para experimentar, para ejecutar o quizá para escapar de la autoridad de los demás.

Principales características del emprendimiento:

Reconocer oportunidades: conducta básica que caracteriza al emprendedor como persona en constante alerta ante nuevas oportunidades de negocio, explorando el entorno. Ser emprendedor es buscar oportunidades, encontrarlas donde con frecuencia, otros no ven nada.

Realizar innovaciones: crear nuevos productos y servicios que permiten abrirse camino en un mercado muchas veces saturado. No resulta necesario ir a este aspecto para definir la conducta emprendedora, no todas las personas que establecen negocios innovan o inventan algo.

Obtener recursos y utilizarlos eficazmente: debe preocuparse del logro del capital y los medios para empezar y además gestionar adecuadamente los que ya posee.

Asumir riesgos: es un elemento esencial de la conducta emprendedora. Se puede comprometer el capital, el patrimonio, el prestigio o el futuro profesional. Emprender es arriesgar.

Crear una nueva empresa: el acto fundamental del emprendedor es crear una nueva organización o negocio.

En cuanto a la característica “Realizar innovaciones”, hay que tener presente que no todas las personas que establecen nuevos negocios innovan o inventan algo –como Henri Ford o Bill Gates-; estos emprendedores podrían denominarse como emprendedores pioneros. Se podría diferenciar dentro de la conducta emprendedora dos dimensiones:

Dimensiones corazón: identificar oportunidades, asumir riesgos, crear una nueva empresa. Especifican las condiciones mínimas para hablar de emprendimiento.

Dimensiones periféricas: obtener recursos, utilizarlos eficazmente, y realizar innovaciones. Describen el emprendimiento desde la eficacia para lograr el éxito.

La definición, propuesto por Varela, asume la noción ecléctica: Persona capaz de percibir una oportunidad de producción o de servicio, y decide conseguir y asignar los recursos necesarios –financieros, tecnológicos, humanos- para poner en marcha el negocio.

En este proceso de liderazgo creativo, el emprendedor invierte dinero, tiempo y conocimientos; arriesga sus recursos y su prestigio personal, pero buscando recompensas monetarias y personales

El proceso emprendedor

El reconocimiento de oportunidades, la asunción de riesgos y ser tenaz ante las dificultades representan la esencia de este proceso.

Fase de pre-lanzamiento

El emprendedor explora el entorno, identifica oportunidades, desarrolla una idea de negocio y evalúa la viabilidad del proyecto.

Es una etapa muy importante que requiere tiempo para madurar la idea. No obstante, muchos emprendedores se dejan llevar por un estado de urgencia, -fiebre del emprendedor-y no dedican suficiente tiempo al desarrollo de esta fase.

Fase de lanzamiento

El emprendedor no sólo analiza y planea, sino que se entusiasma con su idea de negocio y actúa. Se lanza a la creación del nuevo negocio.

Una vez constituida la empresa, la creación de la estructura organizacional, la acumulación de recursos, el establecimiento de una base de clientes y el desarrollo de la ventaja competitiva son los elementos necesarios para la estabilización de la organización.

Fase post-lanzamiento

Gartner propone que el proceso emprendedor finaliza cuando  la creación de  la nueva empresa ha terminado. Carton et al., proponen que el proceso termina cuando la empresa se puede mantener por sí misma –self-sustaining-. La fase post-lanzamiento marcaría el final del proceso emprendedor y el comienzo de un nuevo proceso: la gestión empresarial –management-.

Factores individuales, interpersonales y sociales

Durante las fases del proceso emprendedor actúan los siguientes factores Baron:

  • Factores individuales: motivos, actitudes, cogniciones, competencias, habilidades, conocimientos y rasgos de personalidad.

  • Factores sociales: influencia y/o apoyo de la familia y los amigos. Tamaño de la red de contactos, y valores culturales o grupales.

  • Factores del entorno: políticas del gobierno, factores económicos, situación del mercado laboral y avances tecnológicos.

El modelo descrito sobre el proceso emprendedor recoge la influencia de estos factores en la conducta y pensamiento del emprendedor durante las fases de pre-lanzamiento y lanzamiento. En la fase de pre-lanzamiento son más importantes los factores individuales y sociales, pero a medida que se acerca el momento de crear la nueva empresa van ganando importancia los factores del entorno.

El emprendedor

Emprendedor, directivo y técnico

Gerber propone el mito del emprendedor  para advertir sobre la extendida creencia de queque el emprendedor tan sólo existe un breve lapso de tiempo. Para este autor la mayoría de las personas que montan un negocio, aunque sienten el impulso emprendedor, posteriormente, cuando la empresa ha alcanzado cierto desarrollo, este estímulo normalmente desaparece.

El emprendedor orienta su pensamiento al futuro, ya que es capaz de imaginar si una determinada oportunidad o idea se convertirá en un negocio de éxito. La necesidad de control surge de esta misma orientación hacia el futuro, ya que requiere el control de los recursos, tanto materiales como humanos,  para convertir su proyecto en realidad. El emprendedor es un generador de cambios. El emprendedor se presenta en el mercado como una fuerza desequilibradora.

El directivo –gestor o administrador- es pragmático. Su conducta se centra en la planificación, orden y predicibilidad. Su orientación temporal se enmarca en el pasado porque el trabajo del directivo se dirige a mantener la estabilidad de la empresa, por tanto, suele ser más reactivo que proactivo. Se centra en la gestión eficiente de los recursos existentes para lograr el máximo beneficio.

El técnico se centra en el trabajo concreto, su orientación temporal es el presente. Las grandes ideas deben quedar reducidas a metodología para que tengan verdadero valor. Su deseo se centra en el trabajo y en la realización. “Si quieres que algo se haga, hazlo tú mismo”.

Todo empresario de éxito debe tener algo de emprendedor, directivo y técnico.

Motivaciones para emprender

La necesidad de logro: La motivación de logro fue un constructo psicológico propuesto por Murray, como una combinación de motivos para llevar a cabo algo difícil, superar obstáculos y obtener un alto rendimiento de forma independiente, con el fin de incrementar la consideración de uno mismo a través de ejercitar con éxito el propio talento.

McClelland caracteriza a los emprendedores por una alta necesidad de logro que les impulsa a:

  • Asumir responsabilidades: el hecho de crear y gestionar su propia empresa.

  • Afrontar objetivos desafiantes: el objetivo suele ser un reto importante, pero alcanzable.

  • Buscar feedback de rendimiento rápido y específico: el emprendedor busca información rápida y concreta sobre la marcha del negocio –costes, beneficios, ganancias y pérdidas-.

Un estudio realizado por McClelland y Burnham muestra que los emprendedores se diferencian de los altos directivos o managers por una alta necesidad de logro y baja necesidad de poder. Por el contrario, los directivos se caracterizan por una alta necesidad de poder y baja necesidad de logro.

Los resultados del meta-análisis de Stewart y Roth indican que los emprendedores muestran una motivación de logro moderadamente más alta que los directivos o managers, apoyando las descripción clásica del emprendedor como una persona con una alta necesidad de logro que le lleva a comprometerse con una idea de negocio y perseverar.

La necesidad de refugio: Knight recoge el fenómeno de personas que crean su propio negocio a partir de factores ambientales. A estas personas las denomina refugiados –refugees-, y se clasifican:

Refugiados extranjeros: personas que escapan a coacciones políticas, religiosas o económicas. Generalmente son discriminados en el nuevo país y, como resultado, crean su propio negocio.

Refugiados por motivos organizacionales: individuos que huyen del ambiente burocrático de las grandes empresas para crear su propio negocio. La iniciativa emprendedora proporciona una atractiva alternativa a muchos empleados insatisfechos con su trabajo por cuenta ajena. Por ejemplo, un empleado de una gran cadena hotelera que termina creando su pequeño hotel rural.

Refugiados por motivos familiares: personas que abandonan un negocio familiar para demostrar, por ejemplo, a sus padres que pueden hacerlo solos y, por tanto, crean su propia empresa.

Refugiadas: mujeres que experimentan discriminación y eligen crear su propia empresa. El autoempleo también puede ser una salida para compaginar su rol familiar y laboral.

Refugiados por motivos educativos: personas con alto nivel educativo que no encuentran un trabajo que se ajuste a su formación y, por tanto, deciden crear su propia empresa.

A partir de la perspectiva motivacional de Knight, podemos diferenciar entre los emprendedores por vocación –pull-, típico de economías desarrolladas, y los emprendedores por necesidad -push-, más propio de economías en desarrollo o de transición.

Características de personalidad del emprendedor

Se considera al emprendedor como un individuo cuyo comportamiento está predeterminado por características intrínsecas de su propia personalidad antes que por factores externos. Por lo tanto, se asume que existen una serie de rasgos de personalidad que permiten explicar la conducta del emprendedor. Cada autor, sin embargo, ha señalado aquellos que ha considerado más oportunos, y es difícil obtener una visión conjunta.

Se señalan una serie de rasgos del emprendedor: