08. El significado de las palabras

Contenidos

  1. 1 Introducción
  2. 2 Enfoques clásicos de la semántica
  3. 3 Redes semánticas
    1. 3.1 El modelo de red semántica de Collins y Quillian
      1. 3.1.1 La tarea de verificación de la frase
      2. 3.1.2 Problemas del modelo de Collins y Quillian
      3. 3.1.3 Revisiones del modelo de red semántica
  4. 4 Características semánticas
    1. 4.1 Primeras teorías composicionales: Katz y Fodor
    2. 4.2 Teorías de las listas de características y verificación de frases: comparación de características
      1. 4.2.1 Verificación de la frase y teorías de la lista de características
    3. 4.3 Evaluación de las teorías composicionales
      1. 4.3.1 ¿Es obligatoria la descomposición semántica?
  5. 5 Parecido familiar y clasificación
    1. 5.1 Teorías de prototipos
      1. 5.1.1 Niveles básicos
      2. 5.1.2 Problemas del modelo de prototipos
    2. 5.2 Teorías de los casos particulares
    3. 5.3 La teoría de teorías
    4. 5.4 Evaluación de los trabajos sobre la clasificación
  6. 6 Combinación de conceptos
  7. 7 Procesamiento del lenguaje figurativo
  8. 8 La neuropsicología de la semántica
    1. 8.1 ¿Cuántos sistemas semánticos existen?
    2. 8.2 Trastornos semánticos de categorías específicas
      1. 8.2.1 Trastornos de categorías específicas y cuestiones metodológicas
      2. 8.2.2 ¿Qué explica la disociación entre seres vivos y cosas no vivas?
      3. 8.2.3 La teoría sensorial-funcional
      4. 8.2.4 Efectos específicos de modalidad y de categoría
      5. 8.2.5 Retos para la teoría sensorial-funcional
    3. 8.3 La estructura de la memoria semántica: datos de los estudios sobre demencia
      1. 8.3.1 Alteraciones de la memoria semántica en la demencia
      2. 8.3.2 Dificultades en la denominación de imágenes
    4. 8.4 Evaluación de la investigación sobre la neuropsicología de la memoria semántica
  9. 9 Enfoques conexionistas de la semántica
    1. 9.1 Microcaracterísticas semánticas
    2. 9.2 Explicación de la pérdida de lenguaje en la probable enfermedad de Alzheimer: la hipótesis de la pérdida de las microcaracterísticas semánticas
    3. 9.3 Modelado de los trastornos de categorías específicas en la demencia
    4. 9.4 Análisis semántico latente
    5. 9.5 Evaluación de los modelos conexionistas de la memoria semántica
    6. 9.6 Cimentación: conexión del lenguaje con el mundo

Introducción

La derivación de un significado es el objetivo último del procesamiento del lenguaje, y el significado es el inicio del proceso de producción Se pueden disociar las representaciones fonológica y ortográfica de las palabras de sus significados.

Tulving diferenció entre, memoria episódica y memoria semántica.

No debemos confundir una perdida de información semántica con la incapacidad de acceder o utilizar dicha información:

La idea de significado está estrechamente relacionada con la clasificación en categorías. Un concepto determina cómo se relacionan las coas entre sí o como se clasifican. Es una representación mental de una categoría.

Roch: La forma en que clasificamos el mundo no es arbitraria, sino que está determinada por dos características importantes de nuestro sistema cognitivo:

Las categorías que formamos están determinadas, en parte, por la forma en que percibimos la estructura del mundo.

La estructura de las categorías podría estar determinada por una economía cognitiva. Lo que significa que la memoria semántica se organiza de forma que se evitan las duplicaciones excesivas. Una desventaja de está sería un incremento del tiempo de recuperación, puesto que tenemos que buscar en nuestra memoria donde se almacenan los hechos pertinentes.

Las relaciones jerárquicas entre categoría son una forma clara en que se pueden relacionar las palabras en cuanto a su significado, pero hay otras formas que son igualmente importantes.

La semántica es algo más que asociaciones; las palabras pueden tener un significado relacionado sin estar asociadas, por lo que cualquier teoría sobre el significado de las palabras no puede recurrir sencillamente a la asociación entre palabras. Las palabras con significados parecidos tienden a producirse en contextos parecidos:

Lund et al: demostraron que las palabras con un parecido semántico son intercambiables en una frase; la frase resultante, aunque pueda no ser plausible pragmáticamente, sigue teniendo sentido.

Las asociaciones surgen entre palabras que se producen juntas con regularidad, mientras que, las relaciones semánticas surgen de contextos compartidos y relaciones de nivel superior.

La semántica también es el interfaz entre el lenguaje y el resto de la percepción y la cognición:

Jackendoff: propuso una teoría de la conexión entre la semántica y otros procesos cognitivos, perceptivos  motores. Propuso 2 restricciones sobre una teoría general de la semántica:

  • Restricción gramatical: deberíamos preferir una teoría semántica que explique lo que, de lo contrario, serían generalizaciones arbitrarias sobre la sintaxis y el lexicón. La sintaxis y la semántica deberían estar relacionadas de forma sensata.

  • Restricción cognitiva: hay un nivel de representación en el que la semántica debe tener un interfaz con otras representaciones psicológicas, como las que se derivan de la percepción.

Enfoques clásicos de la semántica

Resulta útil diferenciar de inmediato entre denotación de una palabra y su connotación. La gente se suele mostrar de acuerdo con la denotación, pero las connotaciones pueden diferir en función de cada individuo.

Teoría referencial del significado: las palabras significan aquello a lo que hacen referencia.  Es una de las teorías más antiguas y presenta una serie de problemas:

  • No esta claro cómo trata está teoría los conceptos abstractos. (“justicia, verdad”).

  • Existe una disociación entre una palabra y las cosas a las que puede hacer referencia

Frege: diferenció entre sentido de una palabra y su referencia:

Sentido (intención) de una palabra: es su especificación abstracta que determina cómo se relaciona su significado con el de otras palabras. Específica propiedades que debe tener un objeto para pertenecer a una clase. El sentido se deriva de combinar las intenciones de las palabras constituyentes y especificar las condiciones que se deben cumplir para que la frase sea verdadera.

Referencia (extensión): aquello que representa la palabra en el mundo; es decir, los objetos designados por esa intención. La referencia de una frase es su auténtico valor.

Semántica del modelo teórico o semántica de la verdad teórica: son complejos sistemas del significado que configuran modelos lógicos (enfoque semántico formal). Ayudan a refinar lo que podría ser el significado, pero parecen decir muy poco sobre la forma en que representamos o computamos el significado en el mundo real.

Redes semánticas

Para los conductistas, la palabra obtiene su significado en una red de asociaciones; sin embargo, una red asociativa no era suficiente para poder captar todas las facetas del significado, ya que en una red asociativa no hay una estructura, no hay relación entre palabras, jerarquía de la información, ni economía cognitiva.

En una red semántica se obtiene este poder adicional haciendo que las conexiones entre elementos hagan algo: no son meramente asociaciones que representan la frecuencia de la concurrencia, sino que sí tienen un valor semántico. Es decir, en una red semántica, los vínculos entre los propios conceptos tienen significado.

El modelo de red semántica de Collins y Quillian

Surgió de un intento de desarrollar un “comprensor del lenguaje enseñable” para ayudar a la traducción informática entre idiomas.

Es particularmente útil para representar información sobre los términos de la especie natural. El esquema atribuye importancia fundamental a su carácter inminentemente jerárquico. Se trata de un método muy económico para almacenar información. Ej.: Pág. 289 columna 1

En la red, los nodos están conectados por vínculos que especifica la relación entre los nodos conectados: el vínculo más común ES UN (el nodo de nivel inferior “es un” tipo de nodo de nivel superior). Ver Fig. 11.1 Los atributos se almacenan en el nodo más bajo posible en el que son verdaderos para todos los nodos inferiores de la red. Ej: alas, es exclusivo de la categoría pájaros,  por lo que se almacena en ese nivel.

La tarea de verificación de la frase

Se presentan a los participantes “hechos” sencillos y tiene que apretar un botón si la frase es cierta, y otro si es falsa. El tiempo de reacción es un índice de la dificultad de la decisión, existiendo una relación lineal.

Según este modelo los participantes producen respuestas partiendo del nodo de la red que constituye el sujeto de la frase y desplazándose por la red hasta que encuentran la información necesaria.

La cantidad de tiempo es fija para cada vínculo, por lo tanto, cuanto más lejana esté la información más lento será el tiempo de respuesta.

La característica de herencia de la propiedad también muestra el mismo patrón de tiempos de respuesta, porque tenemos que desplazarnos a lo largo de vínculos para recuperar la propiedad del nivel correspondiente.

Estos datos respaldaban el modelo de Collins y Quillian

Problemas del modelo de Collins y Quillian

Es evidente que no toda la información se representa fácilmente en forma jerárquica.

Los materiales en la tarea de verificación de la frase confunden la distancia semántica con lo que se denomina frecuencia conjunta. Cuando está se tiene en cuenta, se debilita la relación lineal entre la distancia semántica y el tiempo. En particular, ya no se pueden encontrar defectos jerárquicos para verificar las afirmaciones sobre los atributos aunque persisten para la inclusión de la clase.

Estas conclusiones sugieren una interpretación alternativa de los resultados de la verificación de la frase, es que las frases que tienen unos tiempos de verificación más rápidos contienen palabras que están más estrechamente asociadas.

Otra posible confusión en los experimentos de verificación tiene que ver con el tamaño de la categoría: la clase de “animales” es mayor que la clase de “pájaro” por lo que, tal vez, hace falta más tiempo para buscar en ella.

La estructura de la memoria no siempre refleja la estructura de las categorías lógicas.

  • El efecto del grado de relación: cuánto más están relacionadas dos cosas, más difícil es desenredarlas incluso si, en última instancia, no pertenecen a la misma clase. Por lo que no rechazamos todas las afirmaciones inciertas con la misma lentitud.

  • Efecto del prototipo se denomina a la  ventaja de los elementos más típicos. Implica que no se responde a todas las afirmaciones ciertas en las que hay una misma distancia semántica con la misma rapidez. Ej: un canario y una avestruz vuelan. Es más prototípico el canario.

En la clasificación se tienen en cuenta las características que no son imprescindibles. Cuando se pide a la gente que ofrezca una lista de las características de determinado concepto, incluyen propiedades que no son poseídas por todos los ejemplos del concepto. Las listas de las características están correlacionadas con los tiempos de clasificación: podemos clasificar más deprisa cada caso cuantas más características comparte con un concepto.

De todas estas conclusiones problemáticas, los efectos del prototipo y del grado de relación son particularmente importantes.

Las redes semánticas no capturan el carácter gradual del conocimiento semántico.

Revisiones del modelo de red semántica

Collins y Loftus propusieron una revisión basada en la idea de propagación de la activación.

La estructura de la red se hizo más compleja, con vínculos entre nodos que variaban en cuanto a potencia o distancia.

La estructura no es fundamentalmente jerárquica, aunque las relaciones jerárquicas siguen formando parte de la red.

El acceso y la imprimación en la red se producen a través de un mecanismo de propagación de la activación.

Los conceptos de activación y de muchas unidades sencillas conectadas juntas de formas complejas son importantes.

Ha sido influyente en los modelos más recientes del significado (p.ej: modelos conexionistas).

Características semánticas

El significado de una palabra no está determinado por la posición de la palabra en una red de significados, sino por la descomposición en unidades de significado más pequeñas.

Estas unidades de significado más pequeñas se conocen como características semánticas.

Las teorías composicionales son aquellas que utilizan las características semánticas.

Las características semánticas funcionan muy bien en algunos campos sencillos en los que hay una clara relación entre los términos

Se puede llevar más lejos la idea de las características semánticas y representar los significados de todas las palabras en función de combinaciones del menor nº de características semánticas posible. Cuando se utilizan las características de esta manera es como si se convirtieran en “átomos de significado” y es lo que se conoce como primitivos semánticos.

Este enfoque ha sido particularmente influyente en la inteligencia artificial:

Schank: se puede representar el significado de las frases mediante las dependencias conceptuales entre los primitivos semánticos que subyacen a las palabras de la frase. Se pueden analizar todos los verbos comunes en función de 12 acciones primitivas que hacen referencia al movimiento de los objetos, las ideas y las relaciones abstractas.

Wierzbicka: todos los lenguajes naturales comparten un núcleo común de aproximadamente 60 primitivas conceptuales que existen en todos los idiomas.

Una posibilidad es que todas las palabras estén representadas en términos de combinaciones de, únicamente, primitivas semánticas.

Otra posibilidad es que las palabras estén representadas como combinaciones de características, de las cuales no todas tienen por qué ser primitivas. Estas características no primitivas podrían terminar siendo representadas en otra parte de la memoria semántica como combinaciones primitivas (Jackendoff y Laird describieron modelos de este tipo).

Primeras teorías composicionales: Katz y Fodor

Fue una de las primeras teorías descomposicionales. Esta teoría mostraba cómo se puede derivar el significado de una frase mediante la combinación de características semánticas de cada palabra individual de la frase. Ponía de relieve la forma en la que comprendemos las palabras ambiguas y para resolver la ambigüedad:

  • Se desagregan los significados de las palabras individuales en la frase en sus características semánticas constituyentes (marcadores semánticos)

  • La combinación de características esta gobernada por restricciones particulares denominadas restricciones de selección.

  • Uno de los problemas de este tipo de enfoques es que para la mayoría de las palabras, es imposible proporcionar una lista exhaustiva de todas sus características.

Teorías de las listas de características y verificación de frases: comparación de características

Rips et al: propusieron que hay dos tipos de características semánticas:

Características definitorias: son esenciales al significado subyacente de una palabra y están relacionadas con las propiedades que deben tener las cosas para pertenecer a esa categoría.

Características distintivas: suelen ser válidas para todos los casos de la categoría, pero no son necesariamente válidas.

Verificación de la frase y teorías de la lista de características

Según Rips y cols. (1973) la verificación de la frase implica hacer comparaciones de las listas de características que representan los significados de las palabras en dos fases, por ello, este enfoque particular se conoce como Teoría de comparación de las Características:

  1. Fase: Se compara la similitud característica general de las 2 palabras, incluyendo tanto sus características definitorias como distintivas. Si hay un gran solapamiento se responderá Verdadero, si hay poco solapamiento Falso. No es muy detallada, pero es muy rápida.

  2. Fase Si la magnitud del solapamiento no es ni muy elevada ni muy baja, tenemos que pasar a esta 2º fase, donde sólo tenemos en cuenta las características definitorias. Es necesaria una correspondencia exacta entres estas características para responder Verdadero. Requiere más tiempo.

Un problema del modelo de la lista de características es que está muy estrechamente relacionado con el paradigma de la verificación de frases.

Un problema más general es que muchas palabras no tienen características definitorias evidentes.

Smith y Medin modernizaron la Teoría de las Características con el modelo probabilista de las características. En este enfoque hay una importante distinción entre

Descripciones centrales: incluye las características definitorias esenciales del concepto y captura las relaciones entre conceptos.

Procedimientos de identificación: hacen referencia a aquellos aspectos del significado que están relacionados con la identificación de casos particulares del concepto. En el caso de los objetos físicos, las características perceptivas constituyen una parte importante del mismo. Se ponderan las características semánticas en función de una combinación de su predominancia y de la probabilidad de que sean verdaderas en una categoría

En una tarea de verificación de la frase, un caso particular candidato es aceptado como un caso particular de una categoría si supera una determinada suma ponderada crítica de características.

El modelo revisado tiene la ventaja de poner de relieve la relación entre significado e identificación, y puede explicar todos los datos de tiempos de verificación. Las categorías que tienen delimitaciones “borrosas o poco claras ya no son problemáticas. Resulta difícil distinguir empíricamente entre este modelo y el de prototipos.

Evaluación de las teorías composicionales

Para todos los fines y propósitos, podemos considerar que los modelos de redes son un tipo de Modelo Descomposicional. Por otra parte, las teorías descomposicionales:

  • Tienen un atractivo intuitivo y estipulan de forma explícita cómo inferimos a partir del significado de las palabras.

  • Son muy económicas, al reducir el significado a un pequeño nº de primitivas.

  • Resulta difícil construir representaciones descomposicionales de incluso algunas de las palabras más comunes. Algunas categorías no tienen características definitorias evidentes que sean comunes a todos los miembros.

  • Incluso cuando aparentemente podemos definir palabras, las características que encontramos no son particularmente atractivas o intuitivamente obvias; cabe suponer que se podría generar un conjunto alternativo con la misma facilidad. Ni siquiera está claro que nuestras definiciones sean completas.

  • Tenemos más conocimiento sobre el significado de la palabra del que se puede representar en una lista de características.

Hay algunos problemas con los experimentos de Rips et al: el grado de relación semántica y a la familiaridad de los estímulos fueron confundidos en los materiales experimentales originales.

Loftus: demostró que, si se revierte el orden de los sustantivos en las frases utilizadas en la verificación de las frases, encuentra efectos que no se prevén en la teoría. Si sólo comparamos listas de características para los sustantivos de clases y casos particulares.  Concluyo con sus experimentos que el orden de los sustantivos es importante.

Holyoak y Glass: demostraron que la gente puede tener estrategias específicas para desconformar las frases, como pensar en un determinado contraejemplo, más que realizar una amplia computación.

No es fácil distinguir empíricamente entre características definitorias y distintivas: Hampton demostró que, en la práctica, las características definitorias no siempre definen la pertenencia a una categoría.

El modelo no explica fácilmente la conclusión de que algunas categorías tienen delimitaciones poco claras o borrosas. Labov mostró que no hay clara delimitación entre la pertenencia y no pertenencia a una categoría par un sencillo objeto físico.

Es importante recordar que las características semánticas o preventivas no tienen que tener contrapartes lingüísticas inmediatas. Algunas características semánticas pueden ser perceptivas, o al menos no verbales.

¿Es obligatoria la descomposición semántica?

Desde una perspectiva psicológica hay dos importantes cuestiones:

  1. Si representamos los significados de las palabras en términos de características.

  2. Si utilizamos esas características en la comprensión.

La descomposición automática obligatoria es una teoría cuya contrastación empírica resulta muy difícil. Fodor, Fodor y Garrett: observaron que algunas palabras tienen un elemento implícito negativo en su definición. Los denominaron negativos definitorios puros.

Tras sus estudios, concluyeron que no se accede automáticamente a las categorías y, por el contrario, propusieron una explicación no descomposicional en la que el significado de las palabras está representado como un conjunto.

Problema de este estudio: resulta difícil generar buenos controles.

Fodor et al analizaron la representación de las palabras denominadas causativas léxicas. No encontraron ninguna prueba de que los participantes descompongan las causativas léxicas.

Gergely y Bever pusieron en duda esta conclusión. Proporcionaron evidencia experimental para respaldar su afirmación concluyendo que no se puede utilizar la técnica de intuiciones sobre el grado de relación de las palabras para contrastar la complejidad subyacente relativa de las representaciones semánticas

Las frases complejas que se cree que incluyen más primitivos semánticos no son menos fáciles de recordar o más difíciles de procesar que frases más sencillas que supuestamente incluyen menos primitivos. Estos experimentos confundían el nº de primitivos con otros factores.

Aunque Fodor et al afirmaron que la complejidad semántica debería ralentizar el procesamiento, lo más probable es que la complejidad semántica acelere el procesamiento:

  • Modelo de dislexia profunda de Hinton y Shallice: las palabras muy imaginables tienen ricas representaciones características que las hacen más robustas. Las características también proporcionan margen para las interconexiones. Las frases que contienen características que facilitan las interconexiones entre sus elementos se recuerdan mejor que las que no.

  • Aunque las tareas de memoria no siempre son reflejo del momento del procesamiento, hay más evidencia a favor de la descomposición semántica:

  • Los individuos con afasia tienden a tener más éxito en la recuperación de los verbos con representaciones semánticas ricas en comparación con los verbos con representaciones menos ricas.

  • Los errores del habla de sustitución de palabras semánticamente relacionadas siempre muestran una relación característica entre la palabra objetivo, y las palabras que se producen.

  • En resumen, es probable que representemos los significados de las palabras como combinaciones de características semánticas, aunque es muy difícil contrastar estas ideas:

  • McNara y Miller sugirieron que los niños pequeños descomponen automáticamente las 1ª palabras en primitivos semánticos pero, a medida que se van haciendo mayores, las descomponen fundamentalmente, en características no primitivas.

  • Viglioco et al: hipótesis del espacio semántico unitario y de las características: modelo actualizado basado en las características que afirma que las palabras de objeto y acción están representadas mediante combinaciones de características basadas en la percepción y organizadas en función de la modalidad.

Parecido familiar y clasificación

Muchas categorías parecen definidas por un parecido familiar entre los miembros más que por la especificación de características definitorias que deben poseer todos los miembros.

Teorías de prototipos

Un prototipo es un miembro medio de una familia. Los miembros potenciales de la categoría se identifican en función de lo mucho que se parecen al prototipo o miembro medio de la categoría. El prototipo es el mejor ejemplo de un concepto, y suele ser un ejemplo compuesto inexistente.

Un prototipo es un tipo especial de esquema. Un prototipo es un esquema en el que todas las ranuras se han rellenado con valores medios. Para esta teoría las delimitaciones de las categorías no están claras, o son “borrosas”.

La Teoría de prototipos esta respaldada por una gran cantidad de evidencia frente a la Teoría de características. Una serie de resultados demuestran la ventaja de procesamiento de un prototipo respecto a los casos particulares. Los miembros prototípicos pueden sustituir a los nombres de las categorías en las frases, mientras que lo no prototípicos no pueden.

Los prototipos comparten más características con otros casos particulares de la categoría, pero minimizan el solapamiento de las características con las categorías relacionadas. Cuánto más próximo esté un elemento al prototipo, más fácil es procesarlo.

La teoría de los prototipos no tiene por qué ser inconsistentes con las teorías de las características. Los nuevos conceptos son problemáticos para las teorías no descomposicionales. Una sugerencia, es que todos los conceptos, incluyendo los complejos, son innatos.

Niveles básicos

Rosch: El compromiso entre la economía cognitiva y la máxima capacidad de información da lugar a un nivel de clasificación básico que tiende a ser el nivel por defecto en el que clasificamos y pensamos, salvo que haya una razón particular para no hacerlo. Es el nivel que tienen los atributos más distintivos y proporciona el ordenamiento más económico de la memoria semántica.

Hay una gran ganancia en distintividad del nivel básico a los niveles superiores, pero sólo una pequeña ganancia al pasar a los niveles inferiores. Los objetos a nivel básico se diferencian en seguida los unos de los otros, pero los objetos en niveles inferiores al nivel básico no se diferencian tan fácilmente entre si. Los objetos al mismo nivel básico comparten contornos perceptivos; se parecen entre sí más de lo que se parecen  a los miembros de otras categorías similares. El nivel básico es la categoría general para la que se puede formar una imagen concreta de toda la categoría. Ej.: Ver Pág. 298 2ª columna.

Es el nivel de descripción que tiene más probabilidad de ser utilizado de forma espontánea por los adultos; los niños adquieren antes estos términos, los nombramos más deprisa, etc…

Problemas del modelo de prototipos

Hampton: no todos los tipos de conceptos tienen prototipos, los conceptos abstractos, se ajustan difícilmente a este esquema. Así el modelo de los prototipos:

No explica por qué hay coherencia en las categorías.

No puede explicar por qué varían sistemáticamente las valoraciones de lo típico en función del contexto.

Corre el riesgo de ser circular, para evitarlo, debería explicar en qué se parecen los elementos, y no lo hace demasiado bien.

La caracterización del nivel básico como el más fundamental psicológicamente no está tan clara (la cantidad de información que podemos recuperar de los niveles subordinados varía en función de nuestra pericia); aunque el nivel básico original sigue manteniendo un estatus privilegiado.

Teorías de los casos particulares

La teoría de los casos particulares representa los ejemplares sin abstracción: cada concepto representa un caso particular determinado que se ha encontrado anteriormente. Hacemos juicios semánticos mediante comparaciones con los casos particulares concretos almacenados.

Hay distintas variedades en función del nº de casos particulares que se almacenan y de la calidad de los mismos. Este enfoque proporciona una mayor riqueza informativa a costa de la economía cognitiva.

Resulta difícil diferenciarla con la teoría de prototipos. Ambos tipos de teorías predicen que la gente procesa a los miembros centrales de la categoría mejor que a los perífericos. Las teorías basadas en casos particulares predicen que los casos particulares concretos deberían afectar al procesamiento de otros casos particulares independientemente de si están próximos o no, a la tendencia central. Las teorías de abstracción predicen correctamente que la gente infiere tendencias que no se encuentran en ningún caso concreto específico. El poder de predicción de los modelos basados en casos particulares aumenta a medida que aumenta el nº de casos particulares considerados. Tanto las teorías basadas en la abstracción como las teorías basadas en casos particulares han sido puestas en práctica en modelos conexionistas.

Los modelos basados en casos particulares proporcionan una explicación ligeramente mejor a los modelos de Prototipos.

Principio de ejemplificación: una categoría incluye información detallada sobre su rango de casos particulares. Representa un cambio del énfasis en la economía cognitiva. Se puede incorporar también a la teoría de prototipos. Nosofsy y Palmeri: las decisiones sobre la pertenencia a una categoría se toman recuperando casos particulares de la memoria semántica, de uno en uno, hasta que se toma una decisión. En este caso, cuántos más casos particulares tenga almacenados, más deprisa podrá responder.

La teoría de teorías

Según la teoría de las teorías, la gente representa categorías como teorías en miniatura (miniteorías) que describen hechos sobre esas categorías y sobre por qué son coherentes a los miembros.

Las miniteorías son conjuntos de creencias sobre qué es lo que constituye un miembro particular de cada categoría, y una idea sobre cuáles son las propiedades normales que debería poseer un caso particular de una categoría.

El desarrollo de los conceptos a lo largo de la infancia es un argumento a favor por el hecho de que un niño desarrolla teorías de categorías que se van haciendo cada vez más parecidas a las que utilizan los adultos.

Evaluación de los trabajos sobre la clasificación

La batalla actual se produce entre las teorías de los casos particulares y la teoría de teorías. Las teorías basadas en los casos particulares tienen una especial dificulta para explicar cómo comprendemos conceptos novedosos formados mediante la combinación de palabras, mientras que la teoría de las teorías lo hace bastante mejor.

Combinación de conceptos

Rips señala que las teorías basadas en casos particulares tienen dificultades obvias para proporcionar una explicación de cómo combinamos conceptos.

La teoría de las teorías tiene menos problemas para explicar la combinación de conceptos, pero sigue teniendo algunas dificultades: las miniteorías por sí solas no pueden explicar la forma en que combinamos los conceptos, deben estar combinadas con algún otro mecanismo:

Rips propone un enfoque dual que combina las miniteorías con un símbolo atómico fijo para cada categoría. El enfoque dual permite hacer un seguimiento de los cambios de las miniteorías y proporciona la capacidad de poder darse cuenta de cuándo entran en conflicto entre sí algunas de nuestras creencias.

Para comprender la combinación verbo sustantivo hay tres categorías:

  • Relación temática: entre dos entidades: “un águila que apresa a petirrojo”

  • Vínculo de la propiedad entre las dos: “un águila con un pecho rojo como un petirrojo”

  • Hibridación: el complejo es una combinación o conjunción de 2 constituyentes. “Canario petirrojo”

La mayor parte de la investigación se ha centrado en las interpretaciones temáticas y de las propiedades. Hay un supuesto general en la literatura de la investigación que afirma que la gente prueba 1º con una relación temática y si está no logra generar un combinación plausible prueba con una interpretación en función de las propiedades (poco comunes en contextos comunicativos naturales), estrategia del último recurso.

Sin embargo, Wisniewsky y Love demostraron que en determinadas circunstancias,  la gente prefiere comprender las combinaciones de sustantivos en función de las relaciones entre propiedades. Una gran similitud entre los elementos constituyentes de una combinación facilita la producción de las relaciones de propiedades. La gente busca a continuación una diferencia crítica entre ellas que pueda servir de base de la interpretación.

A la gente también le influye lo que se podría describir como un historial de combinaciones de un sustantivo: la forma en que se ha combinado anteriormente una determinada palabra con otras. La exposición a un par de palabras relacionadas de forma similar hace que sea más fácil comprender un nuevo par de palabras.

La interpretación de nombres compuestos depende de una serie de factores, incluyendo la experiencia anterior, la similitud y si existen relaciones plausibles entre estímulos.No se puede decir en modo alguno que las relaciones de propiedades sean poco frecuentes y, en algunas circunstancias, constituyen la estrategia preferida.

Procesamiento del lenguaje figurativo

Los seres humanos recurren en gran medida a un lenguaje no literal o figurativo.

Vamos a varios tipos fundamentales de lenguajes figurativos:

Metáfora: cosiste en hacer una comparación o establecer un parecido. Cacciari y Glucksberg afirmaron que no hay ninguna dicotomía entre la utilización literal y la metafórica, por lo contrario, lo que hay es un continuo. La teoría estándar afirma que procesamos el lenguaje figurativo o no literal en 3 fases:

  1. Fase: Derivamos el significado literal de lo que oímos

  2. Fase: Contrastamos el significado literal con el contexto para ver si es consistente con el mismo.

  3. Fase: Si el significado literal no tiene sentido dado el contexto, buscamos un significado metafórico alternativo. Fig. 11.5

Una predicción de este modelo de 3 fases es: la gente debería ignorar los significados no literales de las afirmaciones siempre que el significado literal tenga sentido; pero hay cierta evidencia, de que la gente es incapaz de ignorar los significados no literales.

El significado metafórico parece procesarse de forma simultánea al literal.

Glucksberg et al: las metáforas se interpretan mediante un análisis pragmático de la misma manera que procesamos las implicaciones de una conversación: suponemos que lo que leemos transmite la máxima información posible.

El modelo de inclusión en una clase afirma que las metáforas tienen la intención de ser interpretadas literalmente como afirmaciones de pertenencia a una categoría.

Modismos: pueden ser considerados como metáforas congeladas. Los modismos son una forma fija y se utilizan de manera general. Su significado suele estar poco relacionado con el significado de sus palabras constituyentes.

Gibbs: la gente analiza los sentidos idiomáticos de las expresiones antes de derivar la interpretación literal no convencional.

Cutler et al: la gente tarda lo mismo comprendiendo los modismos con los que están familiarizados que frases comparables utilizadas de forma no idiomática.

La producción de chistes y de las metáforas es una faceta de nuestra habilidad metalingüística de la que la sensibilización fonológica es tan solo un elemento constitutivo.

La neuropsicología de la semántica

¿Podemos diferenciar entre un déficit semántico “central”, cuando un concepto está realmente perdido y un deterioro del “acceso” semántico, en el que la dificultad se produce en la consecución del acceso al concepto?

Warrington et al analizaron 5 criterios que podían distinguir los problemas relacionados con la pérdida de una representación de los problemas para acceder a ella:

El rendimiento debe ser consistente en las distintas pruebas, si se ha perdido permanentemente un elemento no leería posible acceder a él jamás. Si un elemento está disponible en unas pruebas pero no en otras, la dificultad debe estar produciéndose en el acceso.

Tanto para los almacenes degenerados como para los trastornos del acceso, debería ser más fácil obtener la categoría superior que nombrar el elemento, porque esa información está muy fuertemente representada; pero, una vez obtenido el elemento superior, será muy difícil obtener ninguna información adicional en un almacén degenerado:

La información sobre los elementos de categoría superior tiende a preservarse mejor que la información sobre casos particulares específicos.

El acceso deteriorado debería afectar de la misma manera a todos los niveles

Se deben perder antes los elementos baja frecuencia. Los elementos de baja frecuencia deben ser más susceptibles a una pérdida, mientras que los problemas de acceso deberían afectar de la misma manera a todos los niveles.

La imprimación no debería seguir siendo eficaz, puesto que es evidente que no se puede primar a un elemento que se ha perdido.

Si se ha perdido el conocimiento, entonces el rendimiento debería ser independiente del ritmo de presentación, mientras que las perturbaciones del acceso debería ser sensibles a la tasa de presentación del material.

Ha surgido un debate considerable sobre la fiabilidad de estos criterios para distinguir entre trastornos de acceso y trastornos de pérdida, y cuántos pacientes muestran todas estas facetas.

Ya se han identificado claramente a una serie de pacientes con un déficit de acceso semántico y otros pacientes muestran elementos de ese déficit. Warrington et al., presentan un modelo conexionista que sugiere que los déficits centrales y de acceso se deben a distintos tipos de lesiones neurológicas subyacentes. Tipos:

Lesión al sistema neuromodulatorio cuya función habitual consiste en mantener y potenciar las señales neuronales.

Lesión al sistema neuronal que codifica la información semántica. Por tanto, la idea es que se produce anormalmente una “refractariedad”, una reducción de la capacidad de utilizar el sistema semántico de la misma manera durante cierto período de tiempo tras la respuesta inicial.

¿Cuántos sistemas semánticos existen?

La Hipótesis del almacén unimodal establece que sólo existe un almacén semántico. Es la idea de que tenemos un almacén central del significado al que podemos acceder desde distintas modalidades (visión sabor, olor, tacto y sonido).

Paivio propuso una hipótesis del código dual de la representación semántica. Compuesto por:

  1. Código perceptivo: codifica las características perceptivas de un concepto.

  2. Código verbal: codifica las facetas abstractas, no sensoriales.

Las pruebas experimentales de está hipótesis ofrecieron resultados no concluyentes. Cierto respaldo son los estudios de imágenes cerebrales que demuestran que se procesan de distinta manera las palabras concretas que las abstractas.

Las ideas de múltiples almacenes semánticos o específicos de modalidades, por la que el material verbal y el material no verbal están separados, ha disfrutado de cierto resurgimiento debido a los datos provenientes de los pacientes con lesiones cerebrales. Razones:

Se han identificado efectos de imprimación que se ha determinado que están limitados al material verbal.

Algunos casos de estudio muestran perturbaciones limitadas a una sola modalidad sensorial.

Los pacientes con déficits semánticas no siempre tienen el mismo deterioro con el material verbal que con el visual.

Coltheart et al propusieron que la memoria semántica está organizada en subsistemas:

Hay un subsistema para cada modalidad sensorial y un subsistema para el conocimiento semántico no sensorial.

Este subsistema no sensorial se divide, a su vez, en subsistemas para las categorías semánticas como los seres vivos y las cosas no vivas.

Este enfoque lleva al extremo el fraccionamiento de la memoria semántica.

Evaluación de los modelos con múltiples almacenes

Se han ofrecido explicaciones alternativas a estos estudios:

Riddoch et al: afirmaron que los pacientes que tienen un mejor rendimiento con el material verbal podrían tener un sutil impedimento del procesamiento visual complejo. La disociación inversa del mejor rendimiento con los materiales visuales se puede deber a la abundancia de indicios visuales indirectos en las imágenes.

Estudios de distintos autores sugieren la idea de la existencia de distintos sistemas semánticos. Finalmente, la evidencia a favor proviene de una anomia específica:

Afasia óptica: los pacientes tienen dificultades para nombrar estímulos presentados visualmente pero sin una anomia o agnosia visual general.

Son incapaces de nombrar objetos cuando se presentan visualmente, pero pueden hacerlo si están expuestos a ellos mediante otras modalidades, o si se les da la definición de la palabra.

La interpretación, es que podemos acceder a distintos almacenes específicos de cada modalidad, habiendo sido borrado uno de los almacenes.

Riddoch et al afirmaron que es un trastorno del acceso a un sistema semántico unitario a través del sistema visual, más que una perturbación de un sistema semántico visual específico a la modalidad.

Caramazza et al afirmaron que hay cierta confusión sobre lo que significan los términos “semántica” y “almacenes semánticos” cuando se utilizan en contextos neuropsicológicos.

Distinguieron 4 versiones de la hipótesis de los almacenes múltiples:

  • Explicación de los elementos de entrada: se duplica un mismo sistema semántico que lo incluye todo para cada modalidad de entrada. Hay poca evidencia a favor de esta idea.

  • Hipótesis de los contenidos específicos de modalidad: existe un almacén semántico para cada modalidad de entrada. Cada almacén incluye información relevante de esa modalidad, pero en un formato abstracto o neutral respecto a la modalidad.

  • Hipótesis del formato específico a la modalidad: el almacén esta en el formato del elemento de entrada.

  • Contexto específico a la modalidad: la semántica visual y verbal hace referencia a la información adquirida en el contexto de objetos o palabras presentadas visualmente.

Estas hipótesis difíciles de diferenciar, hacen tres predicciones:

Predicen que el acceso desde determinada modalidad siempre activa primero el almacén semántico adecuado.

La activación de las representaciones fonológicas y ortográficas está mediada por la semántica verbal.

Sólo se puede acceder directamente a la información a través de la modalidad de entrada adecuada.

Caramaza et al afirmaron que los datos no respaldan las predicción, sólo dicen que existe una relación entre la modalidad de entrada y el tipo de contenido semántico; pero no tienen por qué estar en un formato específico a la modalidad. Propusieron un modelo alternativo, denominado,  OUTH:

Las imágenes de los objetos tienen un acceso privilegiado a un almacén unimodal.

Algunas conexiones semánticas son más importantes que otras.

El OUTH no puede explicar los casos de pacientes que tienen más problemas con las imágenes que con las palabras. No está claro que una distinción entre un sistema y un subsistema semántico sea una distinción significativa.

Otras explicaciones de la afasia óptica: el modelo ortodoxo del significado, no puede ser correcto, porque que la gente con afasia óptica tiene acceso a la semántica y por tanto, al nombre.

Los modelos de múltiples almacenes específicos de modalidad la explican postulando una desconexión entre la semántica verbal y la visual, produciéndose el nombre correcto a partir del acceso a ésta.

Según OUTH: observamos la afasia óptica cuando la representación semántica que se computa a partir de la entrada visual basta para respaldar los patrones de acción pero no el nombramiento.

Las ideas de Shallices y Riddoch et al, señalan que los objetos visuales evocan posibilidades o ramificaciones.

Sitton: la afasia óptica surge de una lesión en múltiples localizaciones en un modelo unitario. Afirman que las lesiones de las vías que llevaban el elemento de entrada visual a la semántica, y también de las que van de la semántica a los nombres, pueden explicar la afasia óptica si las lesiones son lo que se denomina superaditivas. Fig. 11.6

Caplan, hipótesis de la identificación de la semántica: supone un compromiso entre las teorías de almacenes múltiples y de almacén unitario por el que sólo hay un subconjunto de información  semántica dedicado a modalidades específicas.

La información perceptiva necesaria para identificar y nombrar un objeto es sólo un subconjunto del significado de un concepto. Si esta información esta intacta y hay un trastorno del almacén asociativo amodal, es posible que una persona sea capaz de nombrar un objeto, pero no de acceder a su información semántica.

Lauro-Grotto et al, argumentan con contra de la hipótesis anterior, afirman que estos tipos de información (los postulados por Caplan) se almacenan en la semántica visual más que en un componente amodal de la memoria semántica.

Trastornos semánticos de categorías específicas

A veces las lesiones cerebrales deterioran el conocimiento en determinadas categorías semánticas, dejando otras relacionadas intactas

Las dificultades con determinada categoría semántica no están restringidas a nombrar imágenes de sus miembros.

Trastornos de categorías específicas y cuestiones metodológicas

Hay problemas metodológicos para estudiar los trastornos semánticos específicos de categoría. Es importante medir y tener en cuenta la familiaridad, la complejidad de la característica visual y la similitud visual de las imágenes.

Se observa una doble disociación entre las categorías de los seres vivos  las cosas no vivas. Aparece una distinción entre objetos grandes y pequeños.

El rendimiento de los pacientes no puede ser descartado como un problema debido al tipo de experimento, porque están teniendo dificultades con miembros de la categoría que deberían ser los más fáciles de procesar si todo lo que importa es la complejidad visual y la familiaridad.

¿Qué explica la disociación entre seres vivos y cosas no vivas?

Hay 3 posibles explicaciones de los trastornos específicos de categoría:

  • Los distintos tipos de información semántica se localizan en distintos  lugares del cerebro, por lo que una lesión cerebral destruye algunos tipos pero no otros. La diferenciación entre cosas no vivas y seres vivos sería un principio organizativo fundamental de la memoria semántica. Según Farah este enfoque no explica por qué tiende a producirse conjuntamente los déficits de determinadas categorías.

  • Las categorías que están deterioradas comparten ciertas propiedades incidentales que las hacen susceptibles a padecer pérdidas.

  • Las diferencias entre las categorías están mediadas por alguna otra variable, de forma que los elementos que se pierden comparten alguna propiedad más abstracta.

La teoría sensorial-funcional

Las cosas no vivas se diferencian entre sí fundamentalmente en cuanto a sus propiedades funcionales, mientras que los seres vivos tienden a diferenciarse fundamentalmente en cuanto a sus propiedades perceptivas. Esta diferenciación es consistente con la organización del cerebro que tiene distintas vías de procesamiento para la información perceptiva y motriz.

Farah et al: si los atributos visuales son más difíciles de procesar que los funcionales, entonces las categorías que depende más de éstos serán más susceptibles de padecer perdida. Esto explica por qué observamos una pérdida de información sobre los seres vivos con más frecuencia que una pérdida de información sobre las cosas no vivas.

Hay cierto respaldo de los trabajos con neuroimágenes a favor de esta hipótesis (se activan más las regiones posteriores del córtex temporal izquierdo cuando trabajamos con información perceptiva y se activan más  las regiones medias cuando trabajamos con información funcional).

Efectos específicos de modalidad y de categoría

Farah et al afirmaron que existía una relación entre los efectos específicos de modalidad y los específicos de categoría. Construyeron un modelo conexionista y demostraron que la lesión de un sistema de memoria semántica específico a la modalidad podía provocar déficits específicos de categoría:

  • La arquitectura de su modelo comprendía 3 conjuntos de unidades:

  • De entrada

  • Producción verbales (unidades de nombres)

  • De memoria semántica (unidades visuales/unidades funcionales)

Resultados:

  • Las lesiones en las Unidades Semánticas Visuales deterioraban fundamentalmente el conocimiento de los seres vivos.

  • La lesión de las Unidades Semánticas Funcionales deterioraba fundamentalmente el conocimiento sobre las cosas no vivas.

  • Cuando se había deteriorado una categoría, se perdía el conocimiento de ambos tipos de atributos.

La Teoría sensoriofuncional afirma que el conocimiento de los objetos animados se deriva de la información visual, mientras que el conocimiento de los objetos inanimados se deriva de la información funcional. Las cosas no vivas no tienen necesariamente más atributos funcionales que perceptivos, pero tienen relativamente más que los seres vivos.

Retos para la teoría sensorial-funcional

Caramazza et al., pusieron en duda la perspectiva predominante de que la distinción entre seres vivos y cosas no vivas sólo refleja una dependencia diferencial subyacente de la información sensorial y funcional. Se centraron en el patrón de categorías asociadas en los trastornos específicos. Afirmaron que si está teoría fuera correcta, un paciente con dificultades con los seres vivos debería tener dificultades en tareas que incluyan seres vivos y siempre deberá tener problemas con los instrumentos musicales, tejidos, alimentos y piedras preciosas, sin embargo, esto no es así. Afirmaron que el concepto de información funcional no está bien definido.

Esta teoría también predice que la gente con un deterioro selectivo de los seres vivos debería  mostrar una dificultad desproporcionada con las propiedades visuales. Esto no siempre es así.

Las imágenes de PET y fMRI sugieren que el conocimiento sobre los animales se almacena en áreas occipitotemporales, mientras que el conocimiento sobre las herramientas se almacena en las áreas temporoparietaloccipitales laterales

Caramazza y Shelton propusieron una explicación alternativa, la hipótesis del conocimiento específico de dominio (DSKH): Afirmaron que los mecanismos neuronales específicos innatos para distinción entre seres vivos y cosas no vivas han evolucionado debido a la importancia de esta distinción. Evidencias:

Los niños muy pequeños (1ºs meses de vida) pueden diferenciar entre seres vivos y no vivos. Lo que sugiere que esta habilidad es innata.

Los estudios de los lugares de las lesiones y los de imágenes cerebrales sugieren que las distintas partes el cerebro podrían estar dedicadas a procesar cosas no vivas y seres vivos. Los seres vivos asociados al lóbulo temporal y los objetos con la región dorsal de los lóbulos temporal, parietal y frontal.

En la actualidad la mayoría del apoyo es para la hipótesis sensoriofuncional.

La estructura de la memoria semántica: datos de los estudios sobre demencia

Demencia es un apelativo general de la decadencia generalizada del funcionamiento cognitivo que se suele encontrar a una edad avanzada. En la demencia la memoria y la información semántica son particularmente proclives a los trastornos. La demencia más común es la enfermedad de Alzheimer.

Un subtipo de demencia es, la demencia semántica: en ella la pérdida de la información semántica es desproporcionadamente mayor respecto a la pérdida de otras funciones cognitivas, como la memoria episódica. Esta marcada por una atrofia que empieza particularmente en la región temporal anterior izquierda del cerebro, con una lesión temprana mucho menor del hipocampo. Estos pacientes tienen un deterioro del nombramiento y una pérdida del significado pero una sintaxis preservada.

La Enfermedad de Alzheimer suele empezar con una atrofia del lóbulo temporal medial, incluyendo el hipocampo.

Los estudios sugieren que el córtex temporal inferior y medio izquierdo del cerebro desempeñan un papel particularmente importante en el acceso y representación del significado.

Alteraciones de la memoria semántica en la demencia

Se van a ofrecer sólo unos cuantos ejemplos de las conclusiones de los problemas que suelen tener las personas con demencia:

Suelen tener dificultades en tareas de fluidez en las categorías

Tienen problemas para hacer una lista de los atributos que son compartidos por todos los miembros de una categoría.

Tienen problemas para diferenciar entre elementos de la misma categoría.

Tienden a clasificar a los elementos como parecidos a elementos distintos más que los participantes control.

Tienen problemas para evaluar la coherencia semántica de afirmaciones sencillas.

Dificultades en la denominación de imágenes

Hay evidencia de que el déficit semántico esta involucrado en el nombramiento de imágenes.

El desempeño en el nombramiento en la demencia se ve afectado en ocasiones por la variable semántica de la imaginabilidad.

Hay cierta evidencia de que el procesamiento visual está deteriorado en la demencia, y que los pacientes tienen problemas para reconocer los objetos.

Webb et al, tras un estudio, concluyeron que la claridad perceptiva del estímulo afectaba al desempeño del nombramiento. También muestran déficits en la modalidad auditiva.

Dos grandes líneas de evidencia sugieren que los individuos con demencia también tienen un déficit a nivel fonológico:

Tienen dificultades particulares para nombrar objetos de baja frecuencia.

La imprimación fonológica de la palabra objetivo mejora su nombramiento.

Hay 3 posibles explicaciones de esta conclusión:

Podría haber heterogeneidad entre los pacientes. Locus del deterioro distinto, por lo que cada tipo de deterioro podría dar lugar a un déficit del nombramiento.

Podría haber múltiples lugares de deterioro dentro de cada paciente.

Un único locus de deterioro podría provocar todos los deterioros observados.

La modelización conexionista respalda la hipótesis del locus único:

Tippett y Farah describieron un modelo computacional de facetas importantes del nombramiento en la demencia:

Demostraron cómo los aparentes déficit visuales y léxicos pueden surgir exclusivamente de una lesión de la m. semántica

Los vínculos bidireccionales conectan a las unidades de entrada visual con las unidades visuales ocultas, que se conectan con las unidades semánticas, las cuáles se conectan a su vez con las unidades ocultas de nombramiento que, a su vez, están conectadas con las unidades de entrada de los nombres. Fig. 11.9

Los vínculos bidireccionales, junto con la activación en cascada, implican que el modelo es extremadamente interactivo.

Las lesiones exclusivamente en las unidades semánticas hacían que la red fuera más sensible a las manipulaciones en los niveles visuales y de nombres. Los vínculos bidireccionales implicaban que la lesión en un nivel tenía repercusiones también en otros niveles:

La lesión en el nivel semántico implicaba que la red se hacía más sensible a la degradación visual de las unidades de entrada visual.

La red lesionada también tenía problemas para producir nombres de baja frecuencia.

El nombramiento tras la lesión mejoró mediante una imprimación fonológica.

En resumen, este modelo muestra que las lesiones de sólo el sistema semántico pueden explicar la variedad de trastornos semánticos, visuales y léxicos de la demencia. Esto se debe a que una lesión en un nivel de una red muy interactiva puede tener consecuencias en todas las demás.

Evaluación de la investigación sobre la neuropsicología de la memoria semántica

Sigue existiendo un notable desacuerdo en este campo.

Enfoques conexionistas de la semántica

Hinton et al incorporaron la representación semántica de las palabras en un modelo de la ruta semántica del reconocimiento semántico de la palabra. Este enfoque dio lugar a la idea de que la memoria semántica depende microcaracterísticas semánticas.

Microcaracterísticas semánticas

En los modelos conexionistas que hemos analizado, la representación semántica no tiene una correspondencia con una unidad semántica concreta, sino con un patrón de activación de todas las unidades semánticas.

Una microcaracterística es una unidad activa individual; el prefijo “micro” pone de relieve que estas unidades están implicadas en procesos de bajo nivel más que en el procesamiento simbólico explícito. Una microcaracterística semántica es simplemente una característica semántica. Las microcaracterísticas:

Median entre la percepción, la acción y el lenguaje, y no tienen necesariamente ninguna contraparte lingüística directa.

Pueden corresponder a simples características semánticas y también pueden tener una correspondencia con algo mucho más abstracto.

Pueden codificar el conocimiento en un nivel muy bajo de la representación semántica, o de una forma muy abstracta que no tienen una correspondencia lingüística directa.

Los modelos conexionistas suponen que la memoria semántica humana está basada en microcaracterísticas.

En el modelo de dislexia profunda de Hinton y Shallice el significado estaba representado como un patrón de activación de una serie de unidades de características semánticas, o sememes:

Las características semánticas están agrupadas juntas, de forma que las características que se excluyen mutuamente se inhiben entre sí, y sólo puede haber una activa en un momento dado.

Las unidades de limpieza modulan la activación de las unidades semánticas.

Los significados de las palabras concretas, se denominan atractores, este tipo de red se conoce como red de atractores.

Si los significados están representados como un patrón de activación distribuido sobre muchas características, entonces tiene menos sentido hablar de pérdida de elementos individuales en el modelo. Por el contrario, la pérdida de las unidades dará lugar a la pérdida de microcaracterísticas.

Explicación de la pérdida de lenguaje en la probable enfermedad de Alzheimer: la hipótesis de la pérdida de las microcaracterísticas semánticas

Si se pierden las Microcaracterísticas Semánticas se produce una distorsión del espacio semántico, de forma que es posible que se pierdan por completo algunos atractores semánticos, y puede que otros queden inaccesibles para algunas tareas debido a la erosión de las delimitaciones de las cuencas de los atractores. En función de la importancia de la microcaracterística perdida para determinado elemento en determinado paciente, el patrón de rendimiento observado variará en función de cada paciente y de cada tarea.

La pérdida de una característica podría implicar que las unidades codificadas lingüísticamente pertenecientes a un nivel superior desaparecen de forma permanente pero alternativamente, podría significar únicamente que las unidades de nivel superior tienen un acceso más difícil. Por tanto, hay una faceta probabilística de si una palabra o atributo desaparecerá de forma consistente o no.

Los pacientes de la EA tienen un rendimiento relativamente bueno en tareas muy restringidas.

Modelado de los trastornos de categorías específicas en la demencia

Los modelos conexionistas de trastornos específicos nos dicen cosas sobre el progreso de la enfermedad y sobre la estructura de la memoria semántica.

Los déficits específicos de categoría son más esquivos en la demencia. Gonnerman et al concluyeron que los pacientes muestran trastornos selectivos en tareas que implican tanto a seres vivos como a objetos, dependiendo del grado de gravedad de la enfermedad:

Al principio hay un ligero déficit relativo al nombramiento de los objetos, seguido posteriormente por un déficit de nombramiento de los seres vivos, seguido de un rendimiento malo del nombramiento en todas las categorías

McRae et al afirmaron que hay distintos tipos de características semánticas, en función del grado en que se relaciona cada característica con las demás:

  • Características Interrelacionadas: tienden a producirse conjuntamente.

  • Características distintivas o diferenciadoras: permiten distinguir entre los miembros de una categoría.

Los objetos tienden a no estar representados por muchas características interrelacionadas, sino más bien por muchas características diferenciadoras.

Norgan y McRae demostraron que las características distintivas tienen un estatus privilegiado en la memoria semántica; se activan con más energía que las características compartidas no distintivas.

Una  lesión de poca magnitud de la red semántica, tendrá pocos efectos sobre los seres vivos (las características interrelacionadas, con ricas interconexiones, se apoyan entre sí). Por lo tanto, al principio en las tareas que hay seres vivos parecen no estar afectadas.

Cuando se pierde una masa crítica de características diferenciadoras, se produce un fallo catastrófico del sistema de memoria.

El incremento de la lesión da lugar a una pérdida paulatina de un creciente nº de elementos en distintas categorías, más que a la pérdida catastrófica observada con los seres vivos (esta pérdida es de naturaleza probabilista).

Garrand et al, no lograron encontrar ninguna interrelación entre la gravedad de la enfermedad y la dirección de la disociación.

Análisis semántico latente

El Análisis semántico latente (LSA) es un medio para adquirir conocimiento sobre la concurrencia de la información. Es un modelo que no necesita un conocimiento lingüístico previo.

Las restricciones sobre la concurrencia de las palabras proporcionan un inmenso nº de interrelaciones que facilitan el desarrollo semántico. El LSA aprende de ellas mediante un mecanismo de inducción. El algoritmo intenta minimizar el nº de dimensiones necesarias para representar toda la información sobre la concurrencia. Este tipo de modelo se suele conocer como el enfoque de memoria de alta dimensión (HDM).

Landauer y Dumais analizaron cómo puede explicar el LSA las facetas de adquisición del vocabulario:

Este enfoque de tipo estadístico tardío es muy bueno para explicar el aprendizaje tardío del vocabulario, donde la instrucción directa es muy infrecuente.  Inferimos los significados de las nuevas palabras a partir del contexto.

El LSA muestra cómo podemos llegar a un acuerdo sobre la utilización de las palabras sin un referente externo.

Una crítica a estos modelos HDM es que se preocupan demasiado del contexto en el que se producen las palabras.

Evaluación de los modelos conexionistas de la memoria semántica

La modelización conexionista de los déficits neuropsicológicos resulta particularmente prometedora. Los datos y trabajos de modelización sugieren que los déficit del lenguaje que aparecen en enfermedades como la demencia se deben a una pérdida paulatina de las microcaracterísticas semánticas.

Cimentación: conexión del lenguaje con el mundo

El significado es una forma de crear correspondencias del lenguaje con el mundo externo. En algún momento, el sistema semántico tiene que interactuar con los sistemas perceptivos: esta interacción se conoce a veces como cimentación. ¿Cómo se produce?

Rogers et al describen un modelo que proporciona una explicación de cómo están conectados el lenguaje y la percepción. Su modelo crea correspondencias entre las representaciones de los objetos específicas a la modalidad y sus descripciones verbales. Las representaciones semánticas median entre estos dos tipos de representaciones de salida. Ver Fig. 11.11 En su modelo:

Un nivel semántico media entre las características visuales y los descriptores verbales que, a su vez, incluye nombres, los descriptores perceptivos, los descriptores funcionales y los descriptores enciclopédicos.

El modelo aprende a asociar entradas con salidas. La estructura semántica interna está restringida tanto por salidas verbales como visuales; por tanto entradas con una similitud visual dan lugar a representaciones internas con estructura similar.

Las representaciones semánticas no tienen porqué codificar directamente características semánticas; sólo tiene que ser suficientemente buenos para hacer el trabajo.

Como señalan Rogers et al, este enfoque computacional, aunque parecido a grandes rasgos al modelo basado en características, tiene varias ventajas:

No tenemos que preocuparnos sobre cuáles son las características que deberíamos utilizar y si son arbitrarias o no.

El modelo computacional nos obliga a ser explícitos sobre cómo se realiza cada tarea semántica o perceptiva

El modelo proporciona una explicación de la demencia semántica.

No contradice al modelo HAL (hiperespacio análogo al lenguaje) o el modelo ASL. Todos ellos demuestran que extraemos y abstraemos información semántica de grandes cuerpos de información.

Aunque los modelos HAL o ASL dependen de entradas verbales, este enfoque computacional vincula la información verbal con la perceptiva. El modelo computacional también vincula el procesamiento semántico con la neuropsicología.

Se parece al modelo de OUTH (la representación semántica es unitaria y amodal). En efecto, la memoria semántica podría ser considerada más bien como un sistema que media entre distintos sistemas perceptivos, más que como un almacén de hechos proposicionales. Las regiones anteriores de los lóbulos temporales desempeñan un papel particularmente importante en este proceso.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.